11.6.13

Tertulia: Barcelona literaria

Aunque inspirada en una asignatura que cursé en Alemania, Barcelona literarisch, esta tertulia surgió cuando me enteré un día de que el Novedades había dejado de ser cine (allí había visto El vuelo del navegante y Tango y Cash) y escribí en el grupo de Facebook de Laberinto de Ideas mi enfado por el cierre de los cines de antes, de una sola sala, como el Alcázar y ahora el Urgel. Una miembro colgó el vídeo de Los fantasmas del Roxy de Serrat y al indagar sobre la canción, descubrí que estaba basado en el relato homónimo de Juan Marsé. Así que me fui directa a sus Cuentos Completos.
En mi último paseo con Copérnica
Comienza con una introducción sobre la vida y obra del escritor, en la que encontramos un apunte sobre su recuerdo del Roxy:
Estaba ahí enfrente, presidiendo la plaza Lesseps, donde ahora está ese banco. Era el cine de lujo del barrio. Un cine de reestreno, de “selectos programas dobles”, como decían entonces, pero mucho más grande que el Mahón y el Rovira, con una platea enorme y escalinatas a la entrada; la cima de la Calle de los Cines. La Calle de los Cines era la Calle Salmerón, luego rebautizada como Gran de Gracia. Alguna gente del barrio, la de antes de la guerra, todavía la llama Salmerón. Desde Diagonal hasta la plaza Lesseps, en menos de un kilómetro, contaba con cuatro cines: el Miramar, el Mundial, el Proyecciones y el Selecto. Y siempre estaban llenos. En aquella época la gente iba muchísimo al cine, varias veces por semana. Yo me convertí en un adicto a finales de los cincuenta. Por esas fechas, mi padre consiguió una plaza en el Ayuntamiento, en la sección de higiene, como desratizador. Desratizaba cines y gracias a eso yo entraba gratis. Conocía a los porteros y a los acomodadores. Decía "Soc el fill d'en Marsé" y me dejaban pasar. Podéis seguir leyendo aquí.

Los relatos que más me gustaron fueron: Historia de detectives, donde una pandilla de chavales de Gracia se dedica a escoger a una persona y averiguar todo lo posible de ella siguiéndola y El vampiro de la Sagrada Familia, que os dejo averiguar a vosotros de lo que va, merece la pena echarle un poco de curiosidad al asunto.

Otro autor que escogí para el momento, fue, cómo no, Eduardo Mendoza. Sin noticias de Gurb es uno de los libros que más carcajadas me han sacado, con esos extraterrestres paseándose por la Barcelona de los 80. Se mencionaron otros libros como El misterio de la cripta embrujada o El tocador de señoras, pero quise destacar La ciudad de los prodigios, que aunque el tono es totalmente distinto nos ofrece una ciudad condal muy atractiva, la de finales del siglo XIX.

Lo que los ingleses llamaron época victoriana me dio pie para ceder la palabra a los amigos del Círculo Holmes que asistieron a la tertulia, Jaime que nos habló de Elemental, querido Watson de Marcel Miralles y Los secretos de San Gervasio de Carlos Pujol; y Sergio Colomino, el guionista del cómic Sherlock Holmes i la conspiració de Barcelona, nos habló de esta historia curiosa para los fans del detective de Conan Doyle, pero también para conocer un poco más sobre la situación social y política del momento, el contrastre entre la burguesía y el anarquismo, la bomba en el Liceo.
Mis aportaciones
Terminé con dos cómics más: Breve historia de Barcelona, un regalo que me hicieron antes de irme a vivir a Tenerife, y Al 3er día de Enric Rebollo, una gamberrada de zombies en la ciudad condal, con la que me eché unas risas a pesar de su irreverencia.

A colación de La sombra del viento, que comentó Mar, nos enteramos del cierre de la librería Canuda, a la que le quedan pocos meses de vida y sobre la que curiosamente se centra el artículo que ha salido publicado hoy en El País y en el que salimos comentando la jugada los asistentes a esta última tertulia, gracias a la fotógrafa que apareció en medio de la reunión.
Foto de Consuelo Bautista para El País
Y justamente en esa fotografía estábamos todos prestando atención a Xavier, que nos había traído una mochila cargada de libros con mucha historia: Te daré la tierra, Barcino, La catedral del mar, Entre dos oscuridades... Se puede decir que aunque al final fuimos menos de lo que se esperaba (un día en el que los imprevistos se pusieron de acuerdo), hubieron intervenciones muy interesantes, recorridos por distintas épocas, noticias de tristes pérdidas, sorpresas y datos curiosos de nuevos tertulianos, como que hace muchos años hubo un parque de atracciones en el Paseo de Gracia, Los Campos Elíseos.


Gracias a Pequod y a todos por vuestra asistencia. 
¡Nos vemos en la próxima!



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...