21.1.18

WARCROSS

Emika Chen no terminó los estudios de secundaria por un incidente en el instituto. Ahora para ganarse la vida, trabaja como cazarrecompensas y se encarga de buscar a aquellos que cometen delitos menores. Pero hay mucha competencia en la ciudad y ya se le han adelantado otros que han conseguido al objetivo antes que ella. Una nota en la puerta de su apartamento la avisa de que o paga el alquiler que debe de tres meses o se quedará en la calle, y es entonces cuando recurre a una acción desesperada que la introducirá en WARCROSS, el juego creado por Hideo Tanaka, que ha revolucionado la sociedad.
TODO ES CIENCIA FICCIÓN HASTA QUE
 ALGUIEN LO CONVIERTE EN CIENCIA REAL
Este libro me sorprendió de manera grata. Personalmente no tengo esa pasión por Japón que comparten otras personas ni tampoco soy aficionada a los videojuegos a pesar de haber traducido Assassin's Creed, pero esta novela llegó a engancharme tanto mientras la trabajaba que me alegro de que me tocara traducirla a mí. Plantea al lector una reflexión muy actual sobre las nuevas tecnologías y me encantaría oír (o leer) qué opináis al respecto. 
Es curioso, llevo ya tres veranos viajando a una ciudad: San Francisco en 2015, Chicago en 2016 y Tokio, gracias a esta historia, en 2017. El libro comienza en Nueva York, pero no pasaremos mucho tiempo allí; enseguida nuestra protagonista viaja a Tokio para asistir al campeonato mundial de Warcross. Las descripciones de los paseos por Shibuya y en especial la visita a la casa de los padres de Hideo, a las afueras de Tokio, me transportaron directamente allí.
La visita al onsen y la revelación del tatuaje de Emika con esa estructura Escher y la partitura de La reina de la noche me robaron un trocito de corazón que se quedó en este encargo.
Al ser ciencia ficción, nos encontramos con nueva tecnología que, al menos a mí, me conectó con otras historias como Días Extraños (Mundos de Recuerdos), El vuelo del navegante (Wikki), El corredor del laberinto (Enlace), Matrix... No me extenderé más dando explicaciones de por qué, para los que no hayáis leído aún el libro, pero por aquí —o en cualquier charla a la que me inviten— me encontraréis si después de la lectura os apetece comentarlo.
Es muy fácil perderse en una ilusión
Estoy segura de que este libro va a haceros pensar y generará muchas conversaciones interesantes. Y aún falta la segunda parte para terminar la bilogía. La espero impaciente. Aquí os dejo las primeras páginas por cortesía de Nocturna para que vayáis entreviendo de qué va todo esto.
Lu, Marie. Warcross (2017). Nocturna Ediciones: Madrid, 2018. Traducción de Noemí Risco Mateo.

17.1.18

Árboles

¿Se os ha ocurrido alguna vez leer a vuestros abuelos como ellos os leían a vosotros cuando erais pequeños? Tal vez a algunos les parezca una tontería o se sientan un tanto ridículos al invertir los papeles, pero es una experiencia maravillosa volver a compartir ese vínculo literario con ellos, aunque sea al revés.
Llegamos a una edad en la que tenemos la vista demasiado cansada para coger una novela o puede que nuestro cerebro ya no tenga la misma capacidad cognitiva que a los setenta o los sesenta años. ¿No os encantaría que alguien más joven os contara historias? ¿Que os mostrara imágenes agradables de cosas con las que disfrutabais hace años?
Tenía un libro de Linda Gamlin por casa sobre árboles, que compré en el expurgo de una biblioteca, y hasta ahora no me había entretenido a mirarlo. Esta semana le encontré una utilidad estupenda: ojearlo con mis abuelos.
Nos habla de los distintos tipos de árboles que existen, sus características, sus partes, los usos que le da el hombre, la interacción con otros animales, con otras plantas... Su crecimiento, su evolución en los cambios de estación, los enemigos de los árboles...
Íbamos pasando las páginas y mirando las fotografías de distintos artistas y las magníficas ilustraciones de Nick Hewetson, Tommy Swahn y Gill Tomblin.

Cuando terminamos de pasear por la naturaleza, nos fuimos al cine de los años 50 y 60. Una alegría de tarde.
La lectura en voz alta, la lectura compartida, siempre suele referirse a adultos leyendo a niños, pero os recomiendo también leer en voz alta a vuestros mayores y, depende de en qué estado se encuentren, acompañarlo de imágenes y fotografías bonitas para atraer su atención.
Gamlin, Linda. Arbres (Eyewitness Explorers. Volume 5. Trees, 1993). Cruïlla: Barcelona, 1993. Traducción del inglés al catalán de Núria Font i Ferré.

3.1.18

Lecturas navideñas de 2017

Ilustración de Daniel MacLise
El cuento de Dickens elegido este año ha sido Las campanas, la historia de esos duendes que viven en las campanas que despiden cada año para dar la bienvenida al nuevo. Un relato escrito en 1844, un año después de Cuento de Navidad, con una fuerte crítica social y un mensaje moral que creo que me ha llegado más que todo lo anterior leído de este autor.
No fui mucho tiempo a la escuela de pequeño y no sé si servimos para algo en este mundo o no. A veces pienso que para algo valdremos, aunque sea para poco, pero otras veces tengo la impresión de que somos un estorbo. Hay momentos en los que me siento tan confuso que no sabría decir si hay algo de bondad en nuestro interior o si nacimos ya malos.
Trotty, un viejo y pobre recadero, una Nochevieja, al leer el periódico se plantea si los que no tienen dinero son malos por naturaleza. Mientras está trabajando, antes de ir a por un mensaje, aparece su hija Meg para anunciarle su boda con su novio Richard y le lleva unos callos para celebrarlo, pero los ricos que salen por la puerta junto a la que están sentados los tildan de gentuza, se burlan de sus muertos y les dicen que no tienen derecho a casarse por lo pobres que son.
¿Dices que vas a casarte, muchacha? ¡Algo muy impropio y poco delicado para una persona de tu sexo! [...] Tendrás hijos, chicos. Niños que crecerán y envilecerán, como es natural, que andarán todo el día por la calle, descalzos. ¡Mucho ojo, amiguita! Porque los condenaré sin misericordia: estoy decidido a acabar con todos esos chiquillos que van descalzos (como si fueran así por gusto). Quizá tu marido muera joven, pues eso es lo más probable,  y te deje un crío a tu cargo. Entonces, te echarán de tu casa y vagarás de un lado a otro. Te advierto que no te acerques a mí, querida, porque estoy dispuesto a acabar con todas las madres vagabundas. Y no pienses que alegar cualquier enfermedad te valdrá de excusa ante mí, porque estoy dispuesto a acabar con todos los enfermos...
Humillan a los pobres hasta romperles sus sueños y esperanzas. Y los amenazan
Ilustración de Richard Doyle
de forma descarada para dejar claro su poder y «superioridad».
Vele por su hija. Es muy guapa.
«Seguro que su belleza se la ha arrebatado a alguien. Nada me extrañaría que se hubiera adueñado de la lozanía de quinientas damas. ¡Qué horror!»
La hija y el prometido se quedan hundidos después de todo lo que les dicen y el padre esa noche llamado por las campanas, se encuentran con los duendes que habitan en ellas y le obligan a presenciar una serie de visiones para aprender que el destino de todo hombre es mejorar y debe ignorar las malas palabras de los otros. No se debe condenar a los desafortunados. 
Las historias de Dickens reflejan la sociedad inglesa del siglo XIX, las diferencias entre ricos y pobres, y suelen ser relatos tristes, con moraleja, pero este en concreto me ha afectado más tal vez porque lo he visto demasiado real y no tan alejado en el tiempo. Lo recomiendo encarecidamente y además viene acompañado de unas ilustraciones maravillosas de Daniel MacLise, Richard Doyle, John Leech y Clarkson Stanfield.
Dickens, Charles. Cuentos de Navidad (Christmas Books). Edhasa: Barcelona, 2007. Traducción de Gregorio Cantera.
Mi segunda lectura, disfrutada el día de Navidad, fue este cuento griego que me regaló una amiga por carta. ¡Qué sorpresa abrir un sobre lleno de detalles maravillosos! Y en la foto, junto al cuadernillo, un ramo de muérdago, brezo y acebo regalado en estas fechas por otra amiga. Una alegría de obsequios.
El relato narra la llegada de un extraño el 25 de diciembre a casa de una familia, que lo recibe en su mesa sin ningún reparo, aunque luego descubrirán que es un preso huido.
Dafnis, Stéfanos. El extranjero navideño. Clan editorial, 2006. Traducción de Teresa Sempere.
Espero que estéis pasando unas buenas fiestas. ¡Feliz año!

29.12.17

Una conversación sobre ese tema tan controvertido


—¿Has visto esa nueva editorial de género que ha salido? ¿No te gustaría traducir para ellos? Sacan muy buenos títulos.
—Sí, ya les envié un correo electrónico.
—¡Anda, qué bien! Y te han dado un libro, ¿no?
—Iban a dármelo, pero resultó que pretendían pagarme 10 €/2100 caracteres.
—¿Eso es poco? 
—Es lo que cobraba cuando empecé a traducir hace doce años.
—Entiendo... Ahora debes de cobrar más de 15€/2100 caracteres.
Solté una gran carcajada.
—¿No? —dijo mi amigo—. ¿Cuánto te pagan si no es indiscreción?
—Con suerte consigo algún encargo al año de una editorial que llega a los 13, pero la mayoría me paga 12. Es mi mínimo. Hablando en términos de sueldos de trabajos por cuenta ajena, una vez pago los autónomos y descuento el IRPF de la factura, no gano más de 1000 euros al mes. 
Mi amigo torció el gesto.
—Sí, por eso ya no vivo en la gran ciudad. Me es imposible pagar un alquiler allí si quiero seguir traduciendo. Incluso dando clases particulares.
—Pero he visto que Fulanito y Menganita están traduciendo para esa editorial. ¿Cómo es posible?
—Compartirán piso o ya lo tendrán pagado, o incluso puede que su empleo real sí esté bien remunerado y traduzcan de vez en cuando por gusto. Cada caso es un mundo. Yo vivo exclusivamente de la traducción literaria.
—Entonces ¿rechazaste el encargo de esa editorial? ¿No me dijiste que ahora no tenías nada?
—¿Aceptarías tú un trabajo de 8 horas al día (a veces hasta fines de semana incluidos) por 600 euros al mes?
La expresión de mi amigo se oscureció y bajó la vista al suelo.
—No, claro.
—Pues eso. 

27.11.17

La bruja novata

Hace años me propusieron traducir el libro de Mary Norton en el que se basaron para crear la famosa película de Disney, La bruja novata. Para mi desilusión, al final no se llevó a cabo dicha traducción porque no se consiguieron los derechos, pero el año pasado quise leer la historia por ocio de todos modos y me compré el libro en inglés. Me encantó, a pesar de sus grandes diferencias con la película. Pero cuál fue mi sorpresa cuando hace unas semanas descubrí que ya lo había leído en el pasado. En una caja con cosas de la infancia, encontré mi libreta de la biblioteca, un cuaderno que nos hacían llevar en mi colegio con las fichas de todos los libros que íbamos leyendo. Lo empecé un 15 de octubre de 1985 y así fue cómo descubrí que existía una traducción al español publicada por Bruguera en el 73.
La srta. Price rodeada de libros. Escena de la película de Disney, 1971
Bedknob and Broomstick (1957) es el volumen que recoge los dos libros sobre las aventuras de la señorita Price y los tres niños londinenses: The Magic Bed-Knob (El boliche mágico), que se publicó por primera vez en 1945, y Bonfires and Broomsticks (Hogueras y escobas), de 1947.

La principal diferencia entre los libros y la película es que la historia de Mary Norton no está contextualizada en la Segunda Guerra Mundial, por lo que la trama, como os podéis imaginar, varía mucho, pues el film se basaba en este conflicto. ¿Cómo se encuentran entonces los niños con la señorita Price si esta no los acoge debido a los bombardeos? Los niños están en Bedfordshire de vacaciones con su tía y un día salen a buscar champiñones antes del desayuno y ven a alguien que se ha caído. Enseguida van a socorrerla y Paul comenta que la ha visto caer de una escoba mientras volaba. Una vez en casa, la mujer les cuenta que está estudiando para ser bruja. Desde niña, tiene un don, pero como empezó a desarrollarlo demasiado tarde, le cuesta ser una bruja mala (en la película decía que no era mala, que iba a usar los poderes para terminar la guerra y en cambio en el libro opina que no podría usar los poderes para eso porque sería influir demasiado en el curso de la historia). 

Al igual que en el film, no quiere que los niños revelen su naturaleza y estos le sugieren que les dé algo mágico para que si desvelan el secreto, se lo quite. Hechiza entonces el boliche de la cama, pero aquí no sólo pueden viajar en el espacio sino también en el tiempo, lo que hace las aventuras todavía más interesantes.

El profesor Emelius Brown asimismo tiene un papel muy diferente. En la película nos lo presentaban como el guía del curso por correspondencia que, a pesar de no tener magia de verdad y ser un poco torpe, termina por llegar al corazón de la protagonista y quedarse a vivir con ella (a pesar de que con los ojos adultos veamos claramente que se quería aprovechar de la magia de la señora e incluso de sus propiedades, pues no dejaba de ser un estafador). Sin embargo, en el libro hablan de Emelius Jones, un nigromante del siglo XVII, al que salvan de la hoguera gracias al hechizo de locomoción intrasustancial que no la locomoción sustitutiva.

Me llamó la atención especialmente la independencia del personaje principal. No tenemos que olvidarnos de que Mary Norton escribió los libros a mediados de los años cuarenta y si hoy en día todavía no acaba de verse muy bien que una mujer viva sola, imaginaos en aquella época. En cambio, la escritora lo hace parecer de lo más natural, aunque alguna que otra penuria pasaba y en el segundo libro tiene que poner en alquiler una habitación para estudiantes porque ha subido el coste de la vida y no puede con todos los gastos.


—¿Alguna vez has oído hablar de una bruja rica?
—No —admitió Carey—. La verdad es que no.
—Pues bien, te contaré por qué. El dinero es una de las cosas más difíciles de conseguir a través de la magia. Esa es la razón por la que la mayoría de brujas viven en chozas. No es porque les guste. Yo tuve la suerte de que mi querida madre me dejara una renta vitalicia.
—¿Es que no hay hechizos para hacer dinero?
—Un montón. Pero lo difícil son los ingredientes. 
(Traducción mía del original en inglés).

Esta entrada contiene algunos datos curiosos que reuní para la conferencia sobre Mary Poppins y la señorita Price, celebrada el 30 de septiembre de 2017 en Barcelona, pero la totalidad de la información quedó reservada para esa charla o futuras sobre el tema. 

19.10.17

El pequeño vampiro

¿Sabíais que Angela Sommer-Bodenburg sigue escribiendo historias sobre el pequeño vampiro? Yo lo ignoraba hasta que me encargaron traducir la última aventura de Anton: El pequeño vampiro y la gran pregunta. ¡No ha llovido nada desde que el primer libro salió publicado en 1979! Siempre es un placer traducir literatura alemana para niños, pero reencontrarme con un viejo amigo de la infancia fue una experiencia estupenda.

Los padres de Anton se han separado y el chico no lo lleva demasiado bien. Además, hace mucho tiempo que no ve a sus amigos vampiros, por lo que se alegra mucho cuando ve a Anna, la hermana de Rüdiger, que ahora es una vampira suprema. ¿Qué cambios conllevará el cargo para su amiga y en qué consiste esa gran pregunta que ha de hacerle?

Veinte son los libros que preceden a este último, por lo que tuve que mantener, por ejemplo, los apellidos de los personajes y dejarlos sin traducir como se había hecho desde el principio, pero para los que no sepáis alemán, cada apellido tiene un significado y precisamente en el capítulo «Todos los caminos llevan a Roma» por no haberlos traducido se pierde un poco la gracia, pero supongo que en Harry Potter debió de suceder lo mismo en algún momento. Me habría gustado ver la propuesta de la primera traductora que quiso traducir los nombres de los magos.

Creo que mi capítulo preferido ha sido «La biblioteca», en el que Anton tiene acceso a un montón de libros sobre vampiros y estoy segura de que en mi tierna juventud los habría anotado para luego ir a buscarlos y leerlos también; y es que Anton y mi yo adolescente teníamos el mismo gusto de lecturas. Me llamó especial atención La tierra más allá de los bosques, de E. Gerard, libro en el que Bram Stoker se basó para describir Rumanía en Drácula, pues el escritor nunca estuvo en ese país.

Y para terminar, me gustaría añadir que a pesar de haber leído alguno de los libros de la serie en el pasado, e incluso ver la serie de televisión en su día, me sorprendieron las reacciones de algunos personajes, que no recordaba tan oscuros. Me intriga vuestra opinión. Espero que si lo leéis como yo, después de tantos años, os paséis a comentarlo por el Laberinto.

Sommer-Bodenburg, Angela. El pequeño vampiro y la gran pregunta (Der  kleine Vampir und die Frage aller Fragen, 2015). Loqueleo. Santillana: Madrid, 2017. Traducción de Noemí Risco Mateo.

17.10.17

Atados a la luz

Esta semana llega el final de la trilogía Atados a las librerías. Casi quinientas páginas más de esta space opera tan emocionante.

En esta tercera parte los protagonistas son Sofía, que apareció como personaje secundario en Atados al mundo, y Gideon, del que no quiero revelar demasiado para que os sorprenda. No obstante, al acabarse ya la historia, nos reencontraremos con Lila, Tarver, Jubilee y Flynn. Y, por supuesto, ¡los susurros! De los que descubriremos muchas más cosas. Personalmente, era lo que estaba esperando. ¿No os intrigan estos seres?

Entre las curiosidades de la traducción están las múltiples referencias a Alicia en el País de las Maravillas, el libro preferido de Gideon, y, por otro lado, me encantaría tener la silla del pirata informático, que se acopla al cuerpo del usuario, ideal para los que pasamos muchas horas delante del ordenador. ¿Cuándo dicen que van a fabricarla? Porque la ciencia ficción termina muchas veces haciéndose realidad, ¿no? De ilusión también se vive.

Espero que lo disfrutéis y hasta aquí escribo, sin ánimo de destriparos la conclusión. De todas formas, invito a todo aquel que le apetezca a dejar un comentario en el Laberinto sobre qué os ha parecido la serie.

Kaufman, Amie; Spooner, Meagan. Atados a la luz (Their Fractured Light, 2015). La Galera: Barcelona, 2017. Traducción de Noemí Risco Mateo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...