5.5.21

Recorriendo el Laberinto con zapatos de plata

Hacía tiempo que el rey Gob observaba a la muchacha enfurruñada por haber dejado de ser la princesa de su castillo, porque lo que ella no aprobaba le parecía injusto, todo lo daba por supuesto y además creía que las cosas tan sólo tenían un modo de ser.

El duende, que antes había sido un niño y no quería que acabase como él, adoptó la forma de una lechuza para adentrarse en su mundo y convertir a la chica en la protagonista de su cuento. Ella, al igual que las heroínas de sus libros preferidos, tendría que emprender un largo viaje para descubrir qué importa realmente en la vida, conocer la verdadera amistad y desprenderse del pasado para continuar adelante. 

Si Sarah hubiera ido hasta el Oráculo del Sur y hubiera conseguido llegar a la segunda puerta, habría visto en el espejo reflejada a Dorothy. Ambas están alejadas de sus padres, tienen un fiel compañero (Merlín-Totó) y quieren regresar a casa en cuanto aparecen en la otra dimensión. Pero para poder volver con su hermano o a Kansas, antes tienen que llegar a la Ciudad de los Goblins o a la Ciudad Esmeralda.

Este objetivo lo conseguirán con la ayuda de tres amigos: Ludo, Hoggle y Sir Didymus-el Espantapájaros, el Hombre de Hojalata y el León, que curiosamente también tienen características muy similares (recordemos, por ejemplo, la cobardía de Hoggle) y se corresponden a unas figuras existentes en la realidad de la que proceden las chicas. Tres personajes que le enseñarán a Sarah el gran valor de la amistad y que los recuerdos de la infancia seguirán ahí por si los necesita, pero «a veces necesitar es dejar marchar», como le dice El Sabio. 

Por supuesto, existen varios conflictos a lo largo de la aventura, propiciados la mayoría de las veces por el antagonista, Jareth-La Malvada Bruja del Oeste. Pero Jareth, el Rey de los Goblins, no es tan malo como parece al principio, al igual que el Mago de Oz, que no imponía tanto. Como decía David Bowie en su canción Within You: «Todo lo que he hecho lo he hecho por ti». La obliga a atravesar el Laberinto si quiere recuperar a su hermano para que aprenda varias lecciones primordiales: la vida no siempre es justa, las apariencias engañan, no hay que dar nada por sentado; cuando no se teme algo, es más fácil superarlo; y si abandonas tus sueños, estarás a merced de los sueños de otras personas. 

El Mago de Oz también es un humano que llegó allí por un motivo que desconocemos al igual que Jareth fue un niño raptado por los goblins no sabemos por qué o cómo, que se convirtió en rey, como el mago gobernaba Oz. Los humanos al fin y al cabo tienen poder sobre sus sueños, pero a veces los sueños pueden atraparte y te pierdes en ellos, como le ocurre a Sarah dentro de la burbuja en el baile de máscaras, de la que por suerte escapa.


En definitiva, ya sea siguiendo el camino de adoquines amarillos, atravesando el País de las Maravillas o recorriendo nuestro particular Laberinto, el caso es aprender de la aventura y ser mejor persona al final del viaje.

(Artículo escrito por Noemi Risco Mateo en diciembre de 2017).

2.4.21

Andersen y el libro infantil

Un año más en este Laberinto de Ideas celebramos el Día de Andersen escogiendo un cuento del escritor danés. En esta ocasión, como seguimos en pandemia y no es momento de reunirnos para garantizar la seguridad de todos, la lectura compartida ha sido a través de mi podcast Viaje Alternativo. Allí podréis oír Las cigüeñas (Storkenes en danés), publicado por primera vez el 19 de octubre de 1839, una historia que popularizó la leyenda europea de que a los bebés los traían estas aves. 

Y para dar mayor visibilidad a la literatura infantil, propongo lo siguiente: Comparte en tu red social preferida una imagen del último libro infantil que hayas regalado y nombra también para quién fue el regalo, además de mencionarme para que así pueda ver todos vuestros maravillosos libros. Y ya, si queremos también destacar la labor de los traductores de LIJ, otra idea es coger algunos de vuestros libros favoritos y etiquetar al traductor o a la traductora para que vea lo mucho que os gusta. ¿Os animáis a compartir LIJ?

20.12.20

Cuentos de Navidad

 

El segundo reto profesional al que me enfrenté este año fueron unos cuentos navideños escritos en el siglo XIX, dos de Louisa May Alcott, y Un juego extraño de Navidad de Charlotte Riddell. Un reto muy agradable que acepté con ilusión porque me gustan mucho estas fiestas y, como a otras lectoras, me encantó en su momento la historia de Mujercitas. Un honor también figurar en esta antología al lado de traductores tan reconocidos como Francisco Torres Oliver o Concha Cardeñoso, ganadora del XIII Premio Esther Benítez en 2018.

Al ser relatos antiguos y de una escritora tan famosa, supuse que ya estarían traducidos al español, pero cuál fue mi sorpresa al descubrir que Una Navidad en el campo no se había publicado nunca en nuestro idioma, o al menos no recientemente, porque no hay prueba digital de su existencia. En el vídeo que he subido a mi Instagram os cuento algunas de las dificultades de esta traducción, como el habla del campo en la zona de Vermont, comidas y tradiciones del siglo XVIII o prendas de ropa desaparecidas hace más de cien años. También podréis oír un fragmento en el especial navideño de Viaje Alternativo. Si leéis esto a tiempo, os aviso de que en ese vídeo también sorteo un ejemplar de este título entre el 18 y el 24 de diciembre de 2020. 

Un sueño navideño y cómo se hizo realidad es el otro cuento de Louisa May Alcott que aparece en este libro y el primero que traduje de los tres que me encargaron. Una niña acomodada está harta de la Navidad porque siempre es lo mismo y le aburre, pero esas fiestas van a ser diferentes y le aguarda una bonita sorpresa. Un relato precioso que me transportó a mi infancia y me hizo pasar un par de días muy especiales. A pesar de estar traduciéndolo en verano, la sensación acogedora de la atmósfera creada por Louisa May me llegó con cada línea. 

Sin embargo, hubo un momento en el que se me planteó un problema ético. En un par de ocasiones se referían siempre a los criados como personas negras y daba la impresión de que ambas cosas iban implícitas, pero no dejaba de estar en Estados Unidos en pleno siglo XIX y debía tenerlo presente. Luego apareció el nombre «Dinah», que no era el nombre real de la criada, sino uno general que se le daba a todas las mujeres negras que se encargaban de cocinar y otras tareas de la casa. 

En el país de los juguetes aparecen «muñecas negras guisando en las cocinas» y más adelante «una refinada muñeca parisina en su carruaje recogía a una criada de estambre negro que iba cojeando con un cesto de ropa limpia...». Todo me parecía muy ofensivo porque las muñecas bonitas y elegantes se daba por supuesto que eran blancas mientras que las criadas siempre iban acompañadas de la palabra negra o directamente ese nombre racista, Dinah. Pero esa es nuestra labor como traductores, ser invisibles en el texto y trasladar a nuestro idioma las palabras y el sentido del original. 

De todos modos, luego me quedé un poco más tranquila al entender que la escritora intentaba tratar amablemente a los negros y defendía la abolición de la esclavitud, y supongo que en su época debía de estar muy interiorizada esa manera de hablar, que al fin y al cabo reflejaba la realidad de ese país en esa época. Como dice Irene Vallejo en su libro El infinito en un junto: «Sentir cierta incomodidad es parte de la experiencia de leer un libro; hay mucha más pedagogía en la inquietud que en el alivio. Podemos hacer pasar por el quirófano a toda la literatura del pasado para someterla a una cirugía estética, pero entonces dejará de explicarnos el mundo». Si somos capaces de ver esas actitudes con las que no estamos de acuerdo e iniciar un debate sobre el pasado y compararlo con nuestro presente, ese libro ya nos habrá dado algo positivo aunque dijera algo negativo, ¿no crees? Por eso me niego a censurar Caperucita Roja o Lo que el viento se llevó, que por cierto uno era mi cuento preferido de pequeña y la otra mi película favorita con mi abuela en Navidad. 

Varios autores. Cuentos de Navidad. Alma Clásicos Ilustrados: Barcelona, 2020. Varios traductores. Ilustraciones de Giselfust.

18.11.20

DEEPLIGHT (nueva traducción)

 

Los dioses submarinos de la Miríada eran tan reales como las costas y las corrientes, y tan despiadados como los vientos y los remolinos. Entonces un día se alzaron y se destruyeron unos a otros, lo que provocó la muerte de cientos de isleños y cambió el archipiélago para siempre. 

Por las agitadas calles de una ciudad viven Hark y su mejor amigo Jelt. Se ganan la vida con su ingenio; bucean en busca de reliquias de los dioses para vender. Pero ahora hay algo que se agita bajo las olas y desafía a alguien con coraje suficiente para cogerlo. Algo valioso. Algo peligroso.

Frances Hardinge llegó a mi vida justo un par de semanas antes de que se declarase el estado de alarma por el coronavirus y no pudiéramos salir de casa. Una editorial con la que no colaboraba hacía años me proponía un libro con tintes de Julio Verne y Lovecraft, y aunque a mí este segundo escritor nunca me había gustado demasiado, a pesar de mis numerosos intentos por acercarme a su obra, no iba a rechazar el que sería mi primer reto de traducción de 2020: Deeplight.

El título, para empezar, ya planteaba una gran dificultad. Una sola palabra en inglés que decía tanto... ¿Cómo conseguir el mismo efecto? Mi propuesta Luz Abisal no fue la escogida y finalmente el editor y yo acordamos el título que veis en la cubierta con una ilustración de lo más atractiva. ¿No os parece? 
Lo siguiente con lo que me encontré en la edición original fue un mapa de la Miríada y todas esas islas de un mundo inventado ya me ayudaron a empezar a hacerme una idea de lo que me esperaba en el interior de aquellas más de cuatrocientas páginas. Las ilustraciones de los dioses también me causaron un gran impacto.
Los nombres propios inventados cuando tienen un significado en la lengua original han de traducirse, así que si habéis leído ya este libro, os podéis imaginar el glosario que tengo. ¿El más largo de mi carrera profesional? Probablemente. Los obstáculos para la traductora se presentaban desde la primera página. A la vez que iba creando un glosario, también iba apuntando dudas que sólo iba a poder despejarme la escritora, porque ¿dónde buscar sino conceptos de una realidad totalmente creada por Frances Hardinge?

Clica en la imagen para ampliarla

«Somos lo que hacemos y lo que permitimos hacer»

No sé a vosotros qué personaje os habrá gustado más, pero yo me quedo con el sacerdote Busca. Siempre que aparecía a lo largo de la traducción me hacía mi trabajo más agradable. En cambio, no soporto a Jelt, me sacaba de quicio. El concepto de los besados por el mar y Selfin en concreto también me resultó de lo más interesante. Pero no contaré mucho más por si todavía no lo habéis leído. Me guardo el resto de apuntes, que son muchos, para entrevistas o charlas en las que aparezca tal vez en un futuro. Solamente añadir antes de finalizar que la obra de Frances Hardinge me dio muchos quebraderos de cabeza y en ocasiones angustia, pero también fue un honor para mí traducir a una escritora de tanto renombre dentro del género y que, a pesar de que la incluyan dentro de la literatura juvenil (lo que no termino de comprender), creo que esta novela está a la altura de La Materia Oscura de Philip Pullman o Jonathan Strange y el señor Norrell de Susanna Clarke, que por supuesto pueden leer los jóvenes, pero su complejidad la convierte en una obra adulta. 

Hardinge, Frances. La luz de las profundidades (Deeplight, 2019). Bambú: Barcelona, 2020. Colección Exit. Traducción de Noemí Risco Mateo. 

14.9.20

15 años del Laberinto

 ¡YA TENEMOS GANADOR! ALLENDE LOS LIBROS 

(25 septiembre 2020)

Con todo el ajetreo, se me había pasado el aniversario del blog y es que a finales de agosto cumplió 15 años, que se dice pronto. La primera entrada en 2005 se la dediqué, cómo no, a Michael Ende y unos artículos que había leído sobre él en la Biblioteca Joan Miró de Barcelona, donde el escritor alemán hablaba de la situación del género fantástico en 1990 y yo comentaba «Todo tiene que entrar dentro de unos cánones y cuando te sales de ahí, ya no vende, y si no vende, no se publica». Parece que no ha cambiado mucho la cosa, ¿verdad?

Es increíble leer afirmaciones que hiciste hace tantos años y leerlas asintiendo con la cabeza porque piensas exactamente eso ahora: «Está bien saber por dónde quieres que vaya tu relato o novela, pero, al igual que en la vida, no puedes planificarla y esperar que te salga todo al dedillo». Es exactamente lo que ocurrió con la novela que he escrito y por fin estoy revisando en estos momentos. Tomó vida propia a pesar de estar basada en mi vida.

Y es gracioso que termine la entrada del 25 de agosto de 2005 con este pensamiento de Ende: «Desde la escuela me han hecho sentirme diferente: éste es un mundo en el que no se ama a los soñadores. Pero, nunca creí que los otros fueran como se comportaban. Siempre he pensado que, en el fondo, los otros son como yo, sólo que no lo saben». Que me remite directamente a una frase de Practical Magic: «Ser normal no es necesariamente una virtud sino más bien una falta de valor». Porque, al fin y al cabo, todos somos raros, como afirmó Chris Duchamp en Cuenta conmigo.

Ya sabéis que siempre celebro el aniversario del Laberinto y este año que es una cifra tan bonita como el 15 no iba a ser menos. ¿Os apetece un sorteo? El premio será una de las nuevas ediciones de mis traducciones de Assassin's Creed publicadas por Minotauro o un libro de la serie El corredor del Laberinto, publicada por Nocturna. 

¿Qué hay que hacer para participar?

  • Tener una dirección en España donde os pueda enviar el libro.
  • Ser seguidor del Laberinto aquí en Blogger o en la página de Facebook.
  • Dejar un comentario en esta entrada hasta el 24 de septiembre, donde me hables de tu entrada favorita de este blog. 
¡SUERTE!

Ilustraciones de Annya Marttinen

21.7.20

VIAJE ALTERNATIVO


Os presento VIAJE ALTERNATIVO, ese podcast que tenía muchas ganas de crear desde hace tiempo y que por fin hoy ve la luz. En cada viaje hablaré de historias distintas, olvidadas o poco visitadas, donde estableceremos cierto contacto con la naturaleza. Libros, música, cine, arte... con el sello que caracteriza a la menda. 
Este primer episodio está dedicado al bosque y os recomiendo dos libros que he leído recientemente para animaros a visitar ese lugar tan lleno de vida, que nos da la vida. Aunque, como decía Gary Snyder: «La naturaleza no es un lugar que visitamos, sino nuestro hogar». 
Estoy todavía algo verde, pero con el tiempo el programa irá mejorando. Dadle una oportunidad y contadme qué os parecido. Si os gusta, se agradecerá mucho la difusión. Y para celebrar este inicio, tenemos sorteo de libro y todo. Escucha el podcast para saber cómo participar. ¡Suerte!

9.7.20

Videocast El Poder de 3



¿Te gustan las brujas? El mes pasado nació El Poder de 3, un videocast dedicado a las brujas en el cine, la televisión y la literatura. Las traductoras Laura López, Patricia Losa y la que suscribe hablamos en cada programa de un tema distinto desde tres perspectivas distintas. 
Brujas protagonistas, curiosidades y apuntes interesantes, e incluso alguna que otra cuestión lingüística y de traducción. ¿Sabías que la palabra inglesa witch se usa tanto para hombres como para mujeres? ¿Por qué «bruja» tiene esa connotación tan negativa en nuestra lengua, como sinónimo de arpía? ¿Cuántos nombres comunes conoces para designar a estas mujeres mágicas?
El mes que viene podrás ver nuestro segundo programa, dedicado a una película (con libro) muy especial: PRÁCTICAMENTE MAGIA. ¿Te unes a nuestro aquelarre? Suscríbete a nuestro canal de YouTube para no perderte ningún programa.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...