8.6.20

Especial 10 años de ECDL

En 2020 se cumplen 10 años de la publicación en España de mi traducción de EL CORREDOR DEL LABERINTO y para celebrarlo he grabado un vídeo especial dedicado a esta serie distópica de James Dashner, con un megasorteo para todos los fans.


Bases del sorteo:
-Seguirme en Instagram y residir en España.
-¿Cuál es mi personaje preferido? (Lo digo en este vídeo). Deja el nombre escrito en los comentarios.
-Foto del libro donde aparezca vuestra escena preferida. Mencionadme para que la vea y decidme qué escena es, claro 😉
¿Qué incluye el premio? 1 llavero, 1 postal, marcapáginas y 1 libro de la serie que queráis.
Tenéis hasta el 20 de junio para participar. Anunciaré los ganadores el 21. ¡Suerte, corredores! 

23.5.20

Tertulias: Especial confinamiento

Cada jueves desde el 2 de abril ha tenido lugar en mi Instagram una tertulia sobre cine, series o literatura para entretenernos durante este confinamiento. Además de hablar con distintos invitados, enseñamos en directo desde nuestras casas objetos que teníamos relacionados con el tema escogido.

2 de abril: Andersen y los libros de tu infancia
9 de abril: Jim Henson. Invitados Quico Rovira-Beleta y Raquel Ascaso
16 de abril: Videoclub de los 80, con Domingo Darkvinyl de Carne de Videoclub
23 de abril: Cómo se creó La historia interminable con la colaboración de la ilustradora Roswitha Quadflieg y el traductor Miguel Sáenz.
30 de abril: Literatura de brujas, con Patricia Losa y Selerkala
21 de mayo: Viaje a los 90 con Roberto Martínez de Bienvenido a los 90, y Óscar Sueiro de El Pájaro Burlón

Mi muestra en la sesión dedicada a los años 90
Desde aquí me gustaría dar las gracias a todos los que han aportado algo a estas tertulias y a los que habéis asistido a oírnos aunque fuera un ratito. Seguirán habiendo directos de vez en cuando con invitados interesantes y también aparecerán vídeos nuevos en mi IGTV. Espero que os gusten. Gracias por leer y escuchar.

21.4.20

Primavera

El confinamiento comenzó el 14 de marzo, cuando aún no había terminado el invierno, y desde febrero no había vuelto a hacer ninguna excursión. Ahora salgo una vez a la semana o cada diez días para hacer una compra grande, cruzo el lugar donde vivo y vuelvo rápido a casa para, como vosotros, disponerme a desinfectar todo con lo que he entrado del exterior.
Pero el viernes pasado, al subirme al coche, este no arrancó. Demasiados días parado y muchos años de trote... Mi taller se encuentra a escasos metros, pero está cerrado, así que llamé al teléfono de la esperanza (mi seguro) para que lo vinieran a arrancar. «Vas a tener que salir a la autovía —me dijo el de la grúa—, porque sino se te va a volver a parar». Con temor a que me detuviera la policía, aunque llevaba mi resguardo como justificación, salí del pueblo. A los pocos metros, los árboles, que me habían parecido desde mi terraza más verdes de lo normal, ahora me saludaban con su lozanía y frondosidad. ¡Qué esplendor de verdura! ¡Y las flores! ¡Explosión de colorido! El impacto que recibí fue como haber vivido siempre en blanco y negro, y de pronto estar en una película en Technicolor.
No sé si mi percepción de esta magnífica primavera, que empezó justo hace un mes,
Foto de 2016 en los campos de Cetina
se debe al encierro, a no verla proliferar de manera gradual como otros años, o si tal vez, como está lloviendo tanto, es como aquella primavera de 2016 que disfruté muchísimo, la primera que viví en este Spanish Midwest, del que os hablo en la novela que por fin terminé de escribir en febrero y que a pesar del panorama del mundo editorial con todo esto del virus, espero que en algún momento vea la luz.
Estos meses me habría tocado estar igualmente enclaustrada por la traducción que tengo entre manos, la más complicada de mi carrera profesional, pero a partir de mayo, cuando la haya entregado, ¿podremos ya salir aunque sea a respirar aire puro, a pasear por el campo de forma individual, a pedalear por esos caminos en los que ya antes no me cruzaba con nadie? Ojalá. Sería un bonito regalo de cumpleaños.

6.4.20

Tertulia Jim Henson 9 de abril

El próximo jueves 9 de abril celebraré una tertulia en mi Instagram (Live) dedicada a Jim Henson. Enseñaremos lo que tengamos en casa relacionado con el marionetista, recordaremos a los Teleñecos, Fraggle Rock, El Cuentacuentos, hablaré de Dentro del Laberinto con Quico Rovira-Beleta, el traductor de la película, con Raquel Ascaso, una escultora que participó en la exposición que hicimos en 2011 de Labyrinth, y alguna sorpresa más que nos tienen preparadas auténticas fans. ¿Te apuntas?

4.4.20

Los verdecitos de Andersen

Como cada año, elijo un cuento de Hans Christian Andersen el 2 de abril, y en 2020 le ha tocado el turno a Los verdecitos. En realidad, no he encontrado el cuento traducido al español, así que ese título se lo he puesto yo. The Little Green Ones es el nombre que le dan en inglés en la antología de los cuentos completos que tengo del escritor, pero el título original en danés es De smaa Grønne.

¿Habéis supuesto por la foto de arriba de quién habla este cuento tan breve escrito en 1868? En efecto, del pulgón, cuyo nombre evita pronunciar en todo momento nuestro protagonista, porque no le gusta nada al bichito de esa especie cómo le denominan los humanos, pues le resulta de lo más despectivo. En cambio, este insecto parasitario, adora a las hormigas y nos cuenta la función de unos y otros entre ellos y en la naturaleza. ¿Recordáis al pequeño pulgón que llevaba la hormiga en la película Bichos? Tenía una razón de ser.
A mí personalmente, me gustan mucho más las mariquitas y las rosas, pero hay que aceptar que todo lo que está en este mundo cumple una función, aunque no nos beneficie directamente.

Aparte del cuento de cada año, también decidí convocar una tertulia online en Instagram Live, ya que este año nos pilla de confinamiento por el dichoso virus que ha trastocado nuestras vidas. Fue una actividad muy entrañable y divertida, a pesar de los problemas técnicos sufridos por una supuesta sobrecarga en la red, y por eso podréis ver un vídeo y algunas fotos en mi Instagram, por si os apetece retomar la tertulia en diferido.

Os agradezco a todos vuestra participación, por llevar un poco de alegría y normalidad a nuestras casas y ayudarnos a sobrellevar lo mejor posible estos momentos que estamos viviendo. ¡Nos vemos y nos leemos!

23.3.20

Bosques y agua

Parque Nacional Aigüestortes y Lago San Mauricio
Han transcurrido ya diez días desde que se declaró el estado de alarma ante la pandemia del coronavirus y muchos echamos de menos poder salir a la naturaleza y respirar el aire puro entre los árboles. Este fin de semana se celebraba el Día Internacional de los Bosques y el Día del Agua, y recordamos bonitos parajes que hemos visitado en el pasado, como el de la fotografía de arriba, y soñamos con volver algún día a salir de casa con la bicicleta o simplemente que nos dé el sol mientras paseamos junto al río.

El mes pasado terminaba un libro de un hombre que estuvo confinado en el exterior al contrario que nosotros que estamos recluidos en nuestras casas. Pete Fromm decidió en 1978 aceptar un trabajo a las órdenes de un agente forestal, que consistía en vigilar durante siete meses unos huevos de salmón en Indian Creek, que además de ser un arroyo, también es el título de esta novela.

Las primeras cien páginas las disfruté especialmente leyendo cómo aquel veinteañero, estudiante de Biología en la Universidad de Montana, al que le encantaba la montaña y correr aventuras, pasaba por primera vez por una experiencia similar, cómo los guarda forestales creían que no iba a sobrevivir al invierno, con aquel montón de latas que se había llevado y sin tener ni idea de cómo funcionaba una motosierra, por no hablar de que era la primera vez que conducía una camioneta con marchas y encima no tenía permiso de caza porque no había tampoco cazado en su vida. Pero Pete Fromm, el autor de este libro tan ameno y me atrevería a decir divertido en sus inicios aunque algo duro y cruel más adelante, supo arreglárselas en Indian Creek y ver por fin todas aquellas crías de salmón tratar de sobrevivir en la corriente del río en primavera.

Lectura en el tren a Zaragoza
La traducción es de Carmen Torres, colega con la que me puse en contacto porque me había llamado especialmente la atención, ya que aparece con frecuencia en el libro, que hubiera decidido utilizar «estación forestal». Resulta que hace unos diez años me topé también con la expresión americana ranger station en mi traducción de The Dark Place, que tiene lugar en el Parque Nacional Olympic (estado de Washington), y me hizo plantearme cuál sería el equivalente de «comisaría» (police station) en el contexto de los guardas forestales. Recuerdo llamar en 2009 a la oficina de los forestales que pillé a mano y después de que alucinaran un poco por que les llamase para hacerles esa pregunta —cosas de traductores, ya sabéis—, me dijeron que la denominaban «oficina» y esa fue la palabra que utilicé.

Cuando vi que se repetía en Indian Creek una y otra vez «estación forestal» me sonó mucho a calco del inglés. No decimos «estación policial», ¿verdad? Así que volví a ponerme en contacto con forestales en 2020 y también pensé en hablar con la traductora, que además hace años nos conocimos en persona, para que me explicase el motivo de su decisión, que sabía que no debía de ser un error. El coordinador de los agentes de Medio Ambiente de Cádiz le había dicho: «Pueden ser instalaciones propias, cedefos, parques, casas forestales o conveniados con ayuntamientos, pero en España con carácter oficial la respuesta es que no existen». Y ella me dijo a mí que como los forestales van por comunidades autónomas y cada uno tiene su nomenclatura —lo que confirmé con agentes de distntas CCAA—, «opté por un término neutro que se entendiera en cualquier parte».

Claro, el problema es que en España no tenemos el mismo concepto de ranger station que en Estados Unidos, donde incluyen las oficinas y viviendas para los guardabosques del parque. ¿Qué habríais hecho vosotros, «oficina», «estación forestal», otra opción o depende del contexto? Como veis, la curiosidad de la traductora se me aviva a la mínima y me encanta la faceta investigadora de nuestra profesión.

1.3.20

La dualidad del ser humano (Bookspeaking Feb'20)

Foto de Loriental Photography
¿Tienen las personas un lado bueno y un lado malo? ¿Qué porcentaje de cada uno habita en nuestro interior? ¿Puede esa parte oscura adueñarse de nosotros? Hay numerosas historias en el cine y la literatura que tratan este tema, pero en la primera sesión del Bookspeaking 2020, el club de lectura en inglés que vuelvo a organizar este año en la Biblioteca Municipal de Calatayud, nos centramos en el extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde, y la figura de Búho Gris.

Dudo que Robert Louis Stevenson no nos suene por el relato que vamos a comentar, pero si es así, seguro que nos es familiar La isla del tesoro. The strange case of Dr. Jekyll and Mr. Hyde, el otro gran éxito de este escritor, es un clásico de la literatura anglosajona de terror donde se aborda el tema de la dualidad en el ser humano. El científico crea una fórmula que separa la parte buena de la parte mala de una persona y da rienda suelta a esa maldad. El señor Hyde —cuyo nombre proviene del verbo hide en inglés que significa esconder, ocultar— se va haciendo cada vez más fuerte y el doctor Jekyll, quien pretendía
terminar con esa parte malvada suya —también implícito en el nombre ese kill que significa matar— acaba siendo presa de sus propias debilidades. ¿Jekyll se transforma en Hyde porque el segundo es demasiado fuerte o acaso Jekyll encuentra demasiado atrayente esa personalidad maligna que habita en su interior y cae rendido a sus pies? 
Además de reflexionar sobre esta gran cuestión, también les pregunté si la ciencia a veces sobrepasa límites con graves consecuencias y si creían que ciertos experimentos son necesarios y están justificados. ¿En qué momento del juego entra la ética? 

El otro libro que podían leerse los asistentes para nuestra tertulia en inglés era una biografía de Grey Owl, redactada por Vicky Shipton para lectores que están aprendiendo el idioma y desde una perspectiva muy particular, puesto que dependiendo de quién hable de Archibald Belaney, el verdadero nombre de Búho Gris, vemos a un conservacionista y ecologista que hizo un buen trabajo por defender la naturaleza en el mundo occidental o un hombre con grandes conflictos emocionales, que no se portó nada bien con las mujeres de su vida ni con los hijos que iba teniendo con ellas.

El libro sobre este personaje me atrajo por su relación con los nativos norteamericanos, pero en cuanto vi la foto del hombre que aparece en la portada, enseguida advertí que era un caucásico vestido de indio y la curiosidad me llevó a conocer más sobre la vida de Búho Gris. Por lo visto, al final de sus días se terminó descubriendo que no era descendiente de nativos norteamericanos como él aseguraba en sus charlas, sino que se trataba de un inglés que fascinado por las historias de aventuras, decidió inconscientemente (o no) seguir los pasos del padre que le había abandonado y viajar a Canadá donde se creó una nueva personalidad. 
Existe una película con Pierce Brosnan donde nos cuentan una versión amable de Archie Belaney, al igual que el otro libro disponible en la biblioteca, redactado por Alison Phillips, donde simplemente tiene gran admiración por los indios y quiere ser uno de ellos y transmitir al hombre blanco su preocupación por lo que le está haciendo la industria y la caza occidental al medioambiente. 
Curiosamente, Vicky Shipton, como decía antes, se centra en las diferentes
Libro de Anahareo donde cuenta
su vida con Búho Gris
relaciones que mantuvo con varias mujeres sin ellas saber que se veía con otras, cometiendo bigamia en más de una ocasión. Y así como en la película, por ejemplo, Gertrude Bernard, conocida también como Anahareo, aparece como una joven deslumbrada por el defensor de la naturaleza, en el libro, Archibald fue detrás de la chica hasta que la conquistó y la convenció para que se quedase con él en el parque nacional en vez de que siguiera con sus estudios en la ciudad. Entre otras cosas, Anahareo fue quien convirtió a este trampero en defensor de los castores que antes cazaba. 
¿Cuál es la verdad sobre Archibald Belaney? ¿Somos buenos o malos, depende de la perspectiva de quien cuenta la historia o simplemente somos? Como veis, el debate estuvo servido en esta primera sesión del Bookspeaking. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...