21.9.17

MATERIA OSCURA

Jason Dessen vive en Chicago, donde ha renunciado a sus grandes aspiraciones científicas para dar clases y centrarse en su familia. Una noche, tras asistir a la celebración en honor de un antiguo compañero galardonado con un importante premio de astrofísica, Jason se dirige a casa… y nunca llega. Un hombre oculto tras una máscara de geisha lo conduce a punta de pistola a una central eléctrica abandonada, donde le inyecta algo.

Cuando recobra la conciencia, unos desconocidos con trajes especiales lo reciben con las palabras «bienvenido de nuevo». Pero esta realidad no es la que conoce: su mujer no es la misma, su hijo no ha nacido y él ni siquiera es profesor.

¿Es este mundo un sueño? ¿O acaso lo era su vida anterior?

Por cortesía de Nocturna Ediciones, podéis leer aquí las primeras páginas.

En los últimos años, cada verano lo he pasado en una ciudad distinta gracias a un libro que me ha descrito tan bien sus calles, que junto a mis paseos por la red, he conseguido trasladarme allí mentalmente. En 2015 fue San Francisco por Los buscadores de libros y en 2016 fue Chicago gracias a Materia Oscura. Siempre he sabido identificar a esta ciudad por su metro elevado, conocido como EL, que por supuesto aquí aparece continuamente. También tenemos algunos de los rascacielos más importantes como la Torre Willis o la Water Tower Place, y, cómo no, el siempre presente lago Michigan.

Esta novela, que me encantó traducir por la teoría del multiverso y la posibilidad de la existencia de tantas realidades como decisiones tomemos, también me gustó por sus múltiples referencias literarias. Antes de empezar, nos encontramos con unos versos de T. S. Elliot, pertenecientes a su obra Cuatro Cuartetos, cuyo significado comprenderemos completamente tras la lectura del libro de Crouch. Pero también se cita a F. Scott Fitzgerald, a Mark Twain y «el dorado de Robert Frost que no puede permanecer».

Cada instante, cada aliento, contiene una elección —contesta—. Pero la vida es imperfecta. Tomamos malas decisiones. Así que terminamos viviendo en un estado de perpetuo arrepentimiento. ¿Y hay algo peor? Creé algo que podía erradicar el arrepentimiento. Que permitía encontrar mundos donde hubieras tomado la elección correcta.
—La vida no funciona así —replica (...)—. Vives con tus elecciones y aprendes. No engañas al sistema.

Durante la traducción, casualmente no dejaba de oír a gente o leer comentarios en las redes sociales sobre el deseo de viajar a otras realidades para vivir otras vidas distintas a las que han desarrollado, pero nos solemos olvidar que esas otras realidades podrían convertirse en un infierno para nosotros. ¿Adónde nos lleva cada salto? Blake Crouch me hizo acordarme de la serie Sliders (Salto al infinito), pero la hipótesis de los universos paralelos está presente en infinidad de novelas y películas. Un gran tema —¿a qué sí?—, que además hace reflexionar muchísimo.

Crouch, Blake. Materia Oscura (Dark Matter, 2016). Nocturna Ediciones: Madrid, 2017. Colección Noches Negras. Traducción de Noemí Risco Mateo.

24.8.17

12 años dentro del laberinto

A finales de agosto de 2005 abrí este blog que todavía sigue en funcionamiento a pesar de que no lo actualice con tanta frecuencia y comparta espacio con la web de traductora y los avisos de tertulias y conferencias. Pero así es un laberinto de ideas, en constante movimiento y evolución.
Sabéis que cada año hago un sorteo de mis traducciones para celebrarlo, pero en esta ocasión, como falta tan poquito (tan sólo 23) para alcanzar los 1000 seguidores en la página de Facebook, he decido esperarme a la cifra redonda y así también poderos ofrecer en el sorteo alguna de mis novedades publicadas este otoño. ¿Qué os parece la idea? 
Muchas gracias a todos los que os seguís perdiendo por estos pasillos. Nos leemos.

18.8.17

Un abrazo para todos los barceloneses que pasean por el Laberinto.

29.6.17

En Carne de Videoclub

Clica en la imagen para oír el programa de radio
Carne de Videoclub dedica su episodio 85 a DENTRO DEL LABERINTO y me invita a su programa de radio online para charlar de la película y el libro. ¡No te lo pierdas! Interesante, ochentero y, sobre todo, muy divertido.

27.6.17

La traducción de mundos futuros


Los textos de ciencia ficción tienen una particularidad fundamental: la aparición de términos y conceptos propios de un futuro de nuestra realidad, de otro planeta u otras dimensiones. Esta terminología puede dividirse a su vez en tres grupos:

  • Terminología científica. Aunque sea ficción, estamos hablando de ciencia y la mayoría de las veces nos encontraremos con una base científica real. En Materia Oscura (Dark Matter, de Blake Crouch. Nocturna, 2017) se habla continuamente de física cuántica: explican la paradoja de Schrödinger, sale la teoría de cuerdas, el multiverso... Cuando nos enfrentamos a textos de este tipo, como traductores debemos comprobar las equivalencias en español y documentarnos para saber qué estamos poniendo.
  • Terminología propia de la ciencia ficción que ya ha aparecido en novelas o películas anteriores y está fijada en nuestra cultura, en nuestro vocabulario. Por ejemplo, la trilogía Atados (Starbound, de Amie Kaufman y Meagan Spooner. La Galera, 2016, 2017) está plagada de palabras propias de La guerra de las galaxias: plasteno, holovídeo, viaje interestelar, hiperespacio...
  • Terminología inventada por el escritor o escritora para esa historia, como hizo James Dashner para la serie El corredor del laberinto (Nocturna Ediciones 2010-2016), donde introduce la jerga de los clarianos (pingajo, carafuco, gilipullo, mediqueros...) y tecnología de ese mundo postapocalíptico, como los transplanos, una especie de portales para viajar grandes distancias en un instante. Esta tecnología es similar al teletransporte que ya habíamos visto en Star Trek o Stargate , e incluso en La mosca con los telepods. Las armas como los transvicios (El Destello) o la Gleidel (Atados al mundo). O los medios de comunicación gracias al hiperespacio, como la hipernet de Atados a la luz.


Por lo tanto, a pesar de que la traducción de ciencia ficción muchas veces está ninguneada, presenta muchas complicaciones. Por una parte, el traductor deberá documentarse, además de tener un buen conocimiento de la lengua de llegada y la de partida, y de cultura general de este género literario; y por otra, también deberá ser creativo, tener inventiva para encontrar una versión española a esos términos creados por el escritor en el idioma original.

Resumen de la charla La traducción de mundos futuros para la Biblioteca Baltasar Gracián durante la Feria del Libro de Calatayud.

21.6.17

Volvemos a Twin Peaks

Señoras y señores,
No se alarmen. El Laberinto de Ideas no ha sido absorbido por la Logia, esto no es un monográfico de Twin Peaks, pero han sido muchas cosas las que han pasado en el último mes relacionadas con este lugar y se merecían una entrada.


La llegada de la esperada tercera temporada de esta serie de televisión me llevó a a invocar de nuevo a Javier J. Valencia, guionista y experto en Twin Peaks, para hacer un repaso de cómo vimos la serie en los 90 y nuestra perspectiva tras veintitantos años. Para completar el debate y contrastar opiniones sobre los nuevos episodios, invitamos también a Francisco J. Pérez, escritor y especialista en ocultismo, y a Carmen Viñolo, autora del libro Twin Peaks: Fuego camina conmigo.
Hablando en El Rouge (BCN) sobre Twin Peaks, un bar que nos acogió estupendamente

Numerosos fans de Twin Peaks no se perdieron la cita
Hubo bastante participación por parte del público, muchas preguntas sobre los enigmas, interesantes teorías sobre los posibles significados de algunas escenas... pero el momento más cómico de la charla fue cuando Javier nos regaló el visionado de una grabación en vídeo del programa ¿Dígame?, donde Laura Valenzuela entrevistaba a Ray Wise (Leland Palmer) y Harry Goaz (Andy Brennan), que se quedaron sin intérprete nada más comenzar por un fallo en el pinganillo... Todo muy patético, no sólo por los problemas técnicos, sino toda la resolución del problema y las preguntas en sí, que nos sacaron unas cuantas risas. ¡Ay, qué nostalgia Tele 5 en los años noventa!

Los libros tampoco podían faltar en este encuentro, para empezar porque dos de los invitados son escritores de varios ensayos sobre el tema. Javier, además de sortear un ejemplar de su Twin Peaks: 625 líneas en el futuro (cuya ganadora acertó quién sería el hijo de Lucy y Andy), nos habló de cómo surgió la idea de escribir sobre la serie, al igual que Carmen Viñolo con su ensayo. No faltaron tampoco las alusiones al libro de Mark Frost, que contiene mucha información inesperada y a veces distinta de la que nos ofrecía la serie. ¿Es un error o hay una explicación para esos cambios? Demasiado extenso para limitarnos a una sola entrada, pero sin duda lo comentamos largo y tendido aquella noche.
Otro de los libros de los que hablamos fue Regreso a Twin Peaks, que por cortesía de Errata Naturae llevé al encuentro. Se trata de una serie de artículos, recogidos por Enric Ros y Raquel Crisóstomo, de ensayistas, guionistas y otros profesionales relacionados con el mundo del cine, tanto nacionales como estadounidenses. Personalmente, mis textos preferidos fueron los de Nacho Vigalondo e Hilario J. Rodríguez, así como la completa entrevista a David Lynch y el curioso relato de cierre dedicado al misterioso personaje Diane.
¡Me regalaron el diario de Laura!
Una cosa sí me quedó clara tras haber leído y visto todo esto: existen diferentes Twin Peaks. Quizá como dice Javier J. Valencia, depende de la perspectiva de quién cuente la historia o igual son Twin Peaks que pertenecen a distintos planos, Twin Peaks paralelos. En la primera temporada de la serie encontramos un culebrón, con drama, comedia, ciencia ficción, misterio, surrealismo... Una mezcla de estilos para narrar una incógnita que enganchó a prácticamente todo el planeta. En la segunda temporada se produjo un cambio importante y se perdió a bastantes telespectadores, aunque algunos fuimos fieles hasta el final. En la película Fuego camina conmigo desapareció el humor y nos contaron el drama de Laura Palmer, supuestamente desde su perspectiva, pero después de leer su diario, el que dejó en manos de Harold, no coinciden para nada esas confesiones de Laura; toda esa afición al sexo y las drogas no creo que tenga que ver con la posesión de una entidad llamada Bob, porque para mí Bob es simplemente una representación de las malas vibraciones y aparece cuando una persona está al límite. Por eso lo vemos en el padre cuando abusa de ella (en su diario no se ven reflejados esos abusos en ninguna parte, al contrario de lo que vimos en el film) o cuando el padre asesina; cuando Bob habla en la cabeza de Laura cuando está drogada, aparece en Cooper después del trauma de la Logia, acompañando a su parte oscura, etc. 


Hay muchas personas desconcertadas por la tercera temporada. A pesar de que me daba algo de miedo, pues me habían dicho que iba a ser Lynch cien por cien -que lo es, pero me gusta-, me está fascinando y por curioso que os parezca a aquellos que no entendéis nada, yo le encuentro un sentido perfecto a todo. ¡Qué gran obra de arte, maestro!

21.5.17

El trastorno de personalidad del agente Cooper

Hace un par de años, realicé un estudio sobre la traducción para el doblaje de Twin Peaks, puesto que, como en la primera temporada de Las chicas Gilmore, había detectado bastantes errores graves. En este artículo que escribí para la revista Supersonic (número 7, abril, 2017) no aparece el estudio íntegro, por supuesto, sino que me centro en si una traducción puede llegar a cambiar la personalidad de un personaje. Tengo la esperanza de que en esta tercera temporada, despues de 27 años, hayan hecho un mejor trabajo, pero ¿seguiremos contando con el doblador Javier Dotú para nuestro querido Dale?

La traducción de Twin Peaks
o
El trastorno de personalidad del agente Cooper


La traducción para el doblaje de películas o series de televisión, a diferencia de la traducción de novelas o relatos, cuenta con imágenes y sonido además de texto. Si bien es cierto que el actor que pondrá la voz en español influirá en el concepto que tendremos del personaje gracias al timbre, la entonación e incluso el acento si lo tiene, este no dejará de estar interpretando las frases de un guión que previamente se ha traducido. Entonces ¿la traducción define al personaje? De hecho, es tan importante para su descripción que hasta puede provocarle un cambio en la personalidad, como le ocurre a Dale Cooper en la serie Twin Peaks y no precisamente porque le haya poseído un espíritu.

Desde el episodio piloto, en el doblaje al español nos encontramos con un protagonista un tanto más formal, más serio en contraposición con el Cooper en versión original, quien incluso nos da la sensación de ser más joven al utilizar expresiones coloquiales con más frecuencia y alguna palabra malsonante en medio de esa buena educación y formalidad que también le caracteriza en VO.
Uno de los problemas a los que nos enfrentamos los traductores de inglés es el uso del tú o del usted en español frente al you, pero suele quedar claro por el contexto qué debemos elegir. Sí es correcto que al llegar al pueblo se dirija al sheriff Truman de usted dado que es la primera vez que lo ve y la situación es estrictamente cordial. Sin embargo, conforme transcurren los días, su relación se va estrechando hasta llegar a ser íntimos amigos y desde el momento en que le llama «Harry» o le pellizca la nariz, ese «usted» está fuera de lugar.

Gordon, otro agente del FBI interpretado por el mismo David Lynch, en inglés siempre le llama Coop, lo que demuestra la confianza que tiene con él, pero en español se dirige a Cooper de usted y no le llama «Cupi» (como pronuncian en el doblaje el Coop en VO que sí usan otros de sus compañeros, Albert o Denise). Respecto a Diane, en cambio, no queda tan definido, porque a pesar de que también tienen una relación cercana, al no ver ni oír nunca a su supuesta secretaria, no sabemos si se trata de una señora mayor y el «usted» podría estar justificado. En tal caso, nos quedaremos también sin verla en la tercera temporada porque ya se habrá jubilado.

Otra cuestión es la eliminación de palabras o expresiones características del personaje. Todos conocemos la fascinación del agente Cooper por el café y las tartas. En su famosa frase This is —Excuse me— a DAMN fine cup of coffee, Cooper enfatiza lo bueno que está el café con ese damn y por eso pide disculpas a la camarera, porque en inglés dicha palabra suena mal a las personas educadas. No obstante, cuando oímos el doblaje no sabemos muy bien por qué pide perdón, ya que no hay ninguna palabra «fea» por ninguna parte: Esto es (perdone) uno de los mejores cafés que he tomado. Mi propuesta habría sido, Perdone la expresión, pero este café es la hostia, y ya habríamos visto luego cómo lo arreglábamos con el ajustador.

De todas formas, damn no es la única expresión que repite el agente Cooper a lo largo de la serie. Otra de sus favoritas es holy smokes, pero en el doblaje la traducen cada vez por una opción distinta, «madre mía», «Dios santo»… Aunque tal vez habría sido más acertado un «¡Dios bendito!» por ese aire anticuado que le gusta poner a Coop en sus frases, lo que se vuelven a cargar cuando brinda por Laura y dice Godspeed! (¡Dios la bendiga!) y en español se queda en «Que nos espere».

Este último caso nos lleva a algo peor que la eliminación de palabras: la sustitución de información. No me refiero a errores de traducción evidentes como decir «vieja» para old lady cuando claramente se refiere a la «parienta» (la mujer de Leo, Shelly, tiene dieciocho años), mayor por «mayor» (cargo militar) en vez de «alcalde», o el despropósito «Gran Fábrica de Gas de Ed» para Big Ed’s Gas Farm. El traductor pasa a ser guionista cuando Truman dice que Hank jugaba bien al béisbol en vez de he was a Bookhouse boy (pertenecía al Bookhouse, lo que no tiene nada que ver con los deportes sino que es una sociedad secreta) o cuando Pete dice que «Catherine metió la pata porque tenía la regla» en vez de que «Catherine ayer se equivocó y punto» (Catherine yesterday was wrong. Period).


¿Qué pudo llevar al traductor a cambiar frases enteras? Tales decisiones casi resultan un expediente X, pero me gustaría creer que se debió a lo que el traductor y ajustador Lluís Comes nos explicó una vez en una charla en la universidad. Resulta que en los años ochenta y noventa muchas veces no facilitaban el guión en papel, sino que les daban una cinta de vídeo y tenían que sacarlo de oído, pero entonces oigo al doctor Jacoby diciendo «Vamos a dejar de hacer crucigramas» (Let’s cut that crap, huh?) y se me desmorona la teoría.

Al haber tantos errores, ¿deberían tener que volver a realizar la traducción para un nuevo doblaje como han hecho con películas como Los caballeros de la mesa cuadrada de los Monty Python? Personalmente creo que estropearían la magia de la serie para los que la llevamos viendo desde que se emitió por televisión hace más de veinticinco años, puesto que algunos de los actores de doblaje quizá se hayan retirado, pero tal vez sí les haría un favor a las nuevas generaciones de espectadores. Aunque… ¡qué demonios, que usen los subtítulos!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...