7.11.19

Cuando traduje Superman

Tras la traducción de Catwoman, me encargaron Superman, el cuarto libro con el que cierra la serie DC Icons, lo que fue todo un placer para mí, ya que se trata de mi superhéroe preferido de todos los tiempos.

Cuando Clark conoce a Gloria Álvarez, descubre que Smallville esconde un oscuro secreto. Por lo visto él no es el único que oculta algo. 
Junto a su mejor amiga, Lana Lang, busca resolver el misterio, pero para conseguirlo tendrá que pagar un alto precio: afrontar la verdad sobre su pasado. 

Matt de la Peña nos habla de los orígenes de Clark Kent, el descubrimiento de los poderes de Kal-El, su adolescencia en el Midwest, por qué lleva ese traje (una de mis escenas favoritas)... Y, además, aprovecha para tratar los problemas del mundo rural, de los agricultores y las granjas, y reivindicar los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos, probablemente debido a los propios orígenes del escritor, lo que me parece un punto muy a favor de esta novela dirigida a jóvenes, pero con la que podemos disfrutar igualmente los que pasamos de cierta de edad.

A Clark no le gusta que se metan con la gente del campo, ni con las ciudades pequeñas, critica a los «que se quejan mucho, pero no tienen tiempo de ir a votar» y también está en contra de la modificación genética en la producción agrícola. Se preocupa por todos los que tienen problemas (niños, ancianos...), no sólo se centra en los villanos. Salva gatitos, se preocupa por el medio ambiente, no bebe ni fuma... ¡y le gusta el rosa!

Como fan de la película de Superman de 1978, identifiqué un par de guiños a ésta como, por ejemplo, la escena del helicóptero (documentación interesante que hice sobre las partes de esta aeronave) y cuando salva a una persona en el campo de trigo deteniendo una cosechadora. Hubo momentos decisivos durante la traducción en los que fue imprescindible escuchar la maravillosa BSO de John Williams —por favor, oídla cuando se pone el traje por primera vez— y hasta ver este este magnífico vídeo que seguro que os va a gustar. Por
supuesto, también repasé algunos números de los cómics originales, para entrar en ambiente y comprobar cierta terminología, que tomé prestados de la Biblioteca Municipal de Calatayud.

Pero como defensora de la justicia como nuestro querido amigo de Krypton, he de decir que esta vez, por una incidencia en la editorial, no me pasaron las correcciones a tiempo y las vi una vez estaba el libro ya impreso. Normalmente aprendo muchísimo de los cambios que realizan los correctores de Penguin Random House y nunca he tenido queja, pero esta vez me llevé más de una sorpresa. Por suerte, la mayoría se solventó en las últimas galeradas gracias a otro ojo avizor, pero ese «cuesta de creer» de la página 41 os juro que no es mío. Bien es cierto que la correctora sí acertó con eliminar mi ranchera, aunque si hubiéramos tenido comunicación, yo habría optado por pickup después de su aviso, que es a la que se refiere el texto en inglés en vez de a una simple camioneta, que engloba otros modelos de ese vehículo en concreto. Un ejemplo más de lo importante que es la comunicación entre editor-traductor-corrector.
Aun así estoy segura de que vais a disfrutar mucho de esta historia. Mientras tanto, aquí seguimos traduciendo ;)

De la Peña, Matt. Superman. Montena: Barcelona, 2019. Traducción de Noemí Risco Mateo.

9.9.19

Mi bicicleta y yo

La semana pasada, mi visita a la Biblioteca Verde de Zaragoza (centro de documentación que os recomiendo) coincidió con una microexposición sobre La mujer y la bicicleta a cargo de Belén Álvarezdonde se veía en imágenes a las primeras ciclistas de la historia, que una mujer no podía y aún no puede montar en bicicleta en ciertos países por considerarse impúdico, y lo que supuso el acceso de la mujer a este vehículo a partir del siglo XIX en occidente. 

¿Recordáis cuál fue vuestra primera bicicleta? ¿Ese momento en el que aprendisteis a ir solas sin ruedines? En la infancia mi BH roja y después una Orbea representó diversión y libertad en vacaciones. Más adelante, después de mucho tiempo sin pedalear, una de paseo barata pero con cesta y un buen fondo fue mi medio de transporte en la ciudad. Y ahora, en el campo, una Trek híbrida se ha convertido de nuevo en libertad y compañera de aventuras, que me ayuda a mantener en forma este cuerpo que empieza a madurar. Al principio sólo era una herramienta, pero con el paso de los meses se ha transformado en una parte más de mí. Las bicicletas no son sólo para el verano.
Fotografía de la exposición

27.7.19

El sentido del asombro

Hace unas semanas recibí este librito como regalo de cumpleaños de una amiga, acompañado de una maravillosa carta. Siempre me alegra el día ver una carta en mi buzón, pero las de María son muy especiales. Sabe que de un tiempo a esta parte estoy más unida que nunca a la naturaleza y estaba convencida de que iba a disfrutar de este pequeño ensayo. No se equivocaba.

Rachel Carson fue pionera del movimiento conservacionista. Ella iba para filóloga, pero el gran amor que le transmitió su madre por la naturaleza y los ánimos de una profesora de Biología la animaron a estudiar esta carrera, dato que me resultó de lo más curioso durante la lectura del libro, pues es un poco mi proceso inverso. Cogí Ciencias Naturales como optativa en BUP (opción ciencias mixtas), pero la profesora de esa asignatura me desmotivó mucho y terminé decantándome por el estudio de lenguas, donde podía dar rienda suelta a mi otra pasión, la escritura. De ese modo pasé de científica soñadora a traductora/escritora observadora de la naturaleza.


La traductora del libro, Mª Ángeles Martín R-Ovelleiro, dice en el prólogo: «Los amantes de la naturaleza se verán asintiendo y sonriendo constantemente; y los lectores que aún la desconocen seguro que tras este relato querrán que alguien se la descubra asombrosa para no perderse nada en la vida». 

Rachel Carson nos describe las salidas que hacía con su sobrino Roger, al que adoptó desde muy pequeño cuando se quedó huérfano. Nos cuenta que iban por el bosque «con la camaradería de dos amigos en una expedición de apasionantes descubrimientos». Narra la sensación de ir acompañada de un niño que lo ve todo por primera vez y va descubriéndolo todo, asombrándose con todo. Nos anima a comprar una lupa y dejar a ese niño investigar el mundo en miniatura. Pero vayamos con niños, que es una experiencia maravillosa, o no al monte o al mar, a conectar con la naturaleza, nosotros mismos podemos observarla como los niños que fuimos un día. De hecho, yo lo hago a diario.


Los placeres que perduran al contacto con la naturaleza no están reservados para científicos sino que están al alcance de cualquiera que se sitúe bajo el influjo de la tierra, el mar y el cielo y su asombrosa vida. 

18.6.19

Reedición Brotherhood

Hoy sale a la venta la reedición de mi traducción BROTHERHOOD de la serie de novelas basadas en el videojuego ASSASSIN'S CREED. El formato es algo más grande y el texto está revisado a conciencia, por lo que merece la pena hacerse con esta nueva versión.

La ciudad de Roma, que una vez fue poderosa capital de un esplendoroso imperio, está ahora en ruinas y devastada por el sufrimiento que inflige la tiranía de los Borgia. Solo el maestro asesino, Ezio Auditore podrá liberar al pueblo del yugo de los Borgia. 

No lo tendrá fácil, pues Cesare Borgia amenaza con conquistar Italia. Ezio se adentrará en una época traicionera, donde la conspiración está en todas partes, incluso dentro de la Hermandad. 

Assassin’s Creed es una de las franquicias de videojuegos más jugados en todo el mundo, con más de 90 millones de copias vendidas.

Por cortesía de Minotauro Ediciones, aquí podéis leer las primeras páginas.

Bowden, Oliver. Assassin's Creed: Brotherhood (2010). Minotauro Ediciones: Barcelona, 2019. Traducción de Noemí Risco Mateo en 2011, revisada en 2019.

5.6.19

Los olchis en el país de los dinosaurios

¿Les gustaron a vuestros niños mis traducciones anteriores de los olchis? ¡Han vuelto con una nueva aventura y el doble de páginas!
Si aún no conocéis a estas traviesas criaturas verdes, creadas por el escritor e ilustrador alemán Erhard Dietl, no os preocupéis porque al principio de este libro os vuelven a presentar a la familia, quiénes son, lo que les gusta y lo que no, y las cosas que pueden hacer.
En esta ocasión, su amigo el doctor Brausewein probará una máquina del tiempo con los niños de la familia olchi, quienes se ofrecen voluntarios para un viajecito a una época muy lejana.

Traducir a los olchis es bastante divertido, pero tiene un reto añadido: la invención de palabras y expresiones. Por suerte, cuando traduces una serie suele repetirse esa terminología inventada y el glosario que he ido creando facilita la labor. Pero aun así siguen apareciendo palabras y expresiones nuevas como «cumplepedos», «rollazo cuescoso» o «¡por los gallinatos!». Ya veis que son un poco guarretes y los niños lectores se tronchan. Espero que este viaje al país de los dinosaurios también lo disfruten.

Dietl, Erhard. Los olchis en el país de los dinosaurios (Die Olchis im Land der Dinos, 2017). Santillana: Madrid, 2019. Colección Loqueleo. Traducción del alemán de Noemí Risco Mateo.

1.6.19

Crónica Encuentro Gilmore

Mientras preparaba el encuentro
Del 10 al 12 de mayo celebramos el Encuentro Gilmore en nuestro particular Stars Hollow, Gotor, un bonito pueblo de la comarca del Aranda, a unos 30 minutos en coche de Calatayud.
Tras deleitarnos del paisaje montañoso durante el trayecto, acompañadas de Carole King, llegamos a la hora de cenar al parador rural El Convento, donde nos tenían preparado un despliegue de ingredientes para crearnos cada una el tipo de hamburguesa que quisiéramos, una magnífica idea que tuvieron en el restaurante para que la cena fuera a gusto de todas. Las participantes también recibieron su bolsita de bienvenida y después repartimos las habitaciones. Algunas se alojaron en el parador, un bonito edificio reformado del siglo XVI, donde también se encuentra una escuela de música, el centro de mujeres y la oficina de turismo, junto al precioso parque de las Cuatro Culturas. Y otras nos alojamos en la casa rural Los Lilos, un caserón indiano rehabilitado, del siglo XIX, donde también íbamos a realizar las actividades.

Detalle de las bolsas de bienvenida
Vista de El Convento. Foto de una de las participantes
Tras el desayuno en los respectivos alojamientos y terminarnos de despertar después de la tertulia que nos entretuvo hasta la madrugada, empezamos con la charla Música, Literatura y Cine Gilmore, un repaso por estas tres artes tan presentes en la vida de nuestras protagonistas. En cuanto a la música, me centré en los cuatro cantantes principales que aparecen en la serie: Carole King, compositora de la canción de Las chicas Gilmore, que además interpreta el papel de Sofie, la dueña de la tienda de música en Stars Hollow; Sam Phillips, creadora de la BSO que se repite a lo largo de los episodios y tiene un cameo en la serie; Grant-Lee Phillips, el trovador de Stars Hollow; y Sebastian Bach, el guitarra de Hep Alien, cantante de Skid Row en la vida real. Y por supuesto, hicimos un repaso de todas las referencias musicales con las que nos encontramos en la serie. En cuanto a las referencias a cine y literatura, les pasé a las asistentes una lista completa de los libros y películas que nombran, pero no mencionaremos aquí los detalles porque aparte de su extensión es un privilegio que queda para las que acudieron al encuentro.

Sala de conferencias. Primera charla de la mañana

Pausa para café y twikies en nuestro Luke's
La segunda conferencia titulada Las otras Gilmore, trató sobre la traducción para el doblaje de la serie y cómo las elecciones que tomaron para la versión española cambió en cierta manera a los personajes. La exposición se dividió en cuatro grandes bloques, donde desarrollé lo que os conté brevemente una vez por aquí:
  • Cambios realizados en las referencias a cine, música o literatura que caracterizan a los personajes.
  • Referencias culturales: aciertos y desatinos.
  • Fallos de traducción.
  • Lost in Translation

Algunas de las participantes llegaron a la conclusión tras mi charla de que la primera temporada la habían traducido al menos dos personas distintas, sino tres, lo que me resultó muy interesante porque creo que no iban del todo desencaminadas. 

Después de disfrutar de la comida en El Convento, volvimos a Los Lilos, esta vez a su jardín, para la actividad más divertida y participativa de las programadas: el trivial Gilmore. Gracias a la coordinación de Maite, una de las participantes con gran capacidad organizativa, las chicas formaron dos grupos donde casualmente las de costa iban por un lado y las de interior, por otro. ¡Demostraron ser auténticas fans! Más tarde hubo una pequeña excursión al castillo de Jarque y terminamos contemplando la conocida puesta de sol del Café de la Sierra, como se conoce a la terraza en los jardines de Los Lilos, por recomendación de Tere, la encantadora dueña de la casa rural.

Contemplando la puesta de sol desde el jardín de Los Lilos

Al día siguiente, a falta de tortitas hubo libros para todas, y después nos dividimos según los planes: unas se fueron a la feria del calzado en Brea, otras tratamos de subir a la Sierra de la Virgen lo que nos permitió esa escasa hora (con más tiempo hay que llegar arriba), y las demás hicieron turismo por Calatayud. Terminamos con despedidas a la mayoría en la estación de tren y las que quedamos, disfrutamos de nuestro último momento Gilmore en El Bombón, con tarta de zanahoria y granizados de leche merengada.

Un fin de semana estupendo, en el que conocí a unas cuantas chicas Gilmore estupendas, de lugares tan dispares como Las Palmas de Gran Canaria, Valladolid, Madrid o Alicante, sin las que no habría sido posible esta actividad. Gracias también a Ana de El Convento que nos tuvo muy bien alimentadas y Tere de la casa rural Los Lilos que nos hizo sentir totalmente en casa. ¡Tus Lilos es nuestro Dragonfly! Y por último, muchísimas gracias a Nuria de Casa Tía Julia, que aunque no pudo estar presente, es quien ha respaldado esta actividad, quien acoge con los brazos abiertos todas mis últimas ideas locas en este Spanish Midwest, y organiza la parte logística, prensa y difusión por internet. Espero que pronto podamos llevar a cabo juntas otra experiencia cicelyana ;)

5.5.19

Toda mi familia

La familia incluye a muchas más personas aparte de la madre, el padre, los hijos o el abuelo y la abuela, y a lo mejor hasta se puede haber conocido a los bisabuelos. Después, por lo general, los recuerdos se pierden. Sin embargo, existen muchos antepasados… ¡Podríamos llegar a los prehistóricos! Todos esos antepasados están relacionados con uno mismo: son parte de nosotros. Nos han dejado características físicas, algunos objetos, descubrimientos y toda una sociedad con sus tradiciones. Este álbum de preciosas ilustraciones y textos breves pero entretenidos abre la puerta a la reflexión y al diálogo, y hace, además, que se desee descubrir las raíces propias.
De nuevo fue todo un placer traducir del alemán otro libro de estas características para Maeva Young. En esta ocasión, la ilustradora Gerda Raidt me hizo enfrentarme a todo un árbol genealógico, los lazos que nos unen, cómo conectamos pasado, presente y futuro. Un viaje familiar para compartir con los pequeños que tengáis cerca, porque sí, aunque seáis mayores, también os va a encandilar este libro y seguro que os trae muy buenos recuerdos, además de enseñaros unas cuantas cosas interesantes.
Clica sobre la imagen para ampliar
Puedes ver las primeras páginas aquí y la editorial también te ofrece un dossier de actividades para investigar y conocer curiosidades de tu propia familia.
Raidt, Gerda. Toda mi familia (Meine ganze Familie, 2018). Maeva: Madrid, 2019. Traducción de Noemí Risco Mateo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...