20.2.17

Bid Time Return

Qué mejor manera de celebrar el nacimiento de Richard Matheson que recordando una de sus novelas preferidas: Bid Time Return (otro título que saca de otra gran obra, como pasaba en What Dreams May Come o Stir of Echoes. En este caso de Richard II, de Shakespeare), que más tarde se convertiría en Somewhere in Time.
Richard Collier, un guionista de televisión de treinta y seis años, al que le queda poco tiempo de vida por un tumor cerebral, decide emprender un viaje y escribir sobre esa experiencia antes de morir, pero durante su parada en San Diego se enamorará de una mujer que no es de esta época.
La versión cinematográfica con Christopher Reeve y Jane Seymour me encantó cuando la vi en los años ochenta, pero como suele ser habitual el libro da muchos más detalles y en este caso es más intenso. Collier en la película no estaba enfermo y era un personaje menos vehemente diría yo. En la novela de Matheson es un hombre muy obsesivo, probablemente agravado por el tumor y esos constantes dolores de cabeza. Su ansia por encontrar a la mujer que le ha fascinado en una fotografía le lleva a viajar en el tiempo, pero ¿es producto de su imaginación? ¿Se trata de pura sugestión? ¿Es causa directa del tumor cerebral? ¿O realmente ha conseguido trasladarse a 1896?


La nueva forma de viajar en el tiempo que platea Matheson es muy interesante, una especie de hipnosis a base de repetir el año y el contexto en el que te encuentras (en el film con su voz, en el libro escribiéndolo), un método que proponía J. B. Priestley en su libro Man and Time aunque él afirmaba que el viajero sólo era un mero espectador, porque para interactuar su mente debía ocupar el cuerpo de alguien perteneciente a ese año, lo que me recordó a Quantum Leap—, y también usó Jack Finney en su novela Time and Again cinco años antes. Estoy por probarlo y pasar unos días a finales de los setenta.

Matheson, Richard. Bid Time Return. Viking Press, 24 de febrero de 1975.

Si te gusta Matheson, no te pierdas la entrada sobre el homenaje que le hice en 2014, donde hablo de otras novelas suyas.

5.2.17

Alemanas de cuento

Los hermanos Grimm publicaron por primera vez sus Cuentos de la infancia y del hogar (Kinder und Hausmärchen) en 1812, una época en la que Alemania se encontraba dominada por Francia, y no sólo se opuso el país con su ejército sino que también hubo una resistencia por parte de los intelectuales. Fue entonces cuando surgió el Romanticismo y ese afán de recuperar el espíritu del pueblo alemán es lo que llevó a los hermanos Grimm a recopilar los cuentos que hasta entonces se habían transmitido sólo oralmente de generación en generación.
A pesar de que en un principio afirmaron haber transcrito los cuentos tal cual se los habían contado los campesinos, más tarde eliminaron escenas a petición de los lectores, a los que les resultaban los relatos demasiado crudos para leérselos a sus hijos, y añadieron sus propias ideas. Además, se demostró que no sólo habían consultado a la gente alemana del campo, sino también a familiares y amigos de clase media alta, lo que explicaría que incluyeran historias de origen francés (Caperucita-Perrault, s.XVII) e italiano (Cenicienta, La bella durmiente, Rapunzel-Basile, s.XVI).
Ilustración de Scott Gustafson

Para la charla que me encargó la jefa del Departamento de Alemán de la EOI Parla elegí algunos de los 200 cuentos de los Grimm con protagonistas femeninas, de origen puramente alemán. Entre ellos se encontraban El príncipe rana, Rumpelstilzchen, Blancanieves y los siete enanitos, o Hänsel y Gretel; pero también hablé de otros menos conocidos como La doncella Maleen, La pastora de ocas en la fuente, Frau Holle, Blancanieves y Rosaroja, y Del enebro.
Al ser la mayoría del público estudiantes de la Escuela Oficial de Idiomas, recomendé algunos cuentos adaptados para los que están empezando. También es buena idea una edición bilingüe e incluso los audiolibros pueden resultar interesantes para mejorar nuestra pronunciación y la comprensión oral.

Algunos de los alumnos de la EOI Parla leyendo un cuento en alemán
La sesión finalizó con la lectura del cuento Die Sterntaler por parte de los alumnos de la EOI, en el que una niña que apenas tiene nada va dándolo todo a otras personas y cuando está casi desnuda, sola, en el bosque, empieza a llover dinero del cielo. Como veis, también tenían cuentos bonitos, no todo era dominación de la mujer, sexo y violencia.
Y para aquellos que decidan hacer una viaje a Alemania, sabed que existe la Ruta de los Cuentos, llamada Deutsche Märchen Straße, ¡de 600 km, con más de 50 paradas!
Descárgate la imagen para poder ampliar el mapa y ver las paradas

Muchas gracias a la Escuela Oficial de Idiomas de Parla por invitarme a dar esta charla a sus alumnos y abrirla además al público, y a la Librería Alemana Auryn en Madrid por acoger esta actividad. No dejéis de visitarlos si estáis interesados en aprender el idioma. ¡Tienen mucho material!

19.1.17

Cartas de amor a los muertos

Cuando leí que la protagonista de este libro decidía escribirle una carta a Kurt Cobain para un trabajo de Lengua, me entraron ganas de leerlo. Fue el único cantante por el que grité en mi adolescencia. Nunca me he considerado la típica fan de un grupo, no me ponía histérica en los conciertos, ni me moría por el autógrafo de nadie, pero el día que vi en las noticias que Kurt Cobain había muerto, pegué tal chillido en el salón que mi madre vino corriendo para ver qué me pasaba. «Mamá, ha muerto el cantante de Nirvana». Creo que ese momento se recordará siempre en mi casa.
Laurel, la autora de las cartas, no sólo le escribe a él, sino a otros famosos que
murieron, como su hermana May, antes de tiempo: Jim Morrison, Janis Joplin, Judy Garland, River Phoenix... Y nos da muchos datos curiosos sobre sus vidas, algunos realmente espeluznantes. De Kurt ya conocía la mayoría gracias a un documental muy completo que vi hace un par de años, pero me quedé atónita con la infancia de River Phoenix, un actor que siempre recordaré por Cuenta Conmigo y Exploradores, unas de mis películas preferidas de los 80. Cuando has pasado por todas esas cosas, supongo que es difícil no llegar a romperte y hay que tener una gran fuerza de voluntad para tirar de ti mismo cada día y no caer en lo peor.
Laurel en esas cartas también cuenta momentos de su vida, de la relación con su hermana, con sus padres, con sus amigos, con su novio... Cómo ha afectado a todo eso la pérdida de un ser tan querido.
Ava Dellaira ha sabido muy bien cómo presentar la historia de esta chica a través de unas cartas escritas a unos personajes bien escogidos, porque estoy segura de que ha conectado con muchos lectores. Me hubiera encantado leer este libro con quince o dieciséis años, sé que lo hubiera disfrutado muchísimo. Me ha recordado en algunos momentos a la sensación que me dejó Rebeldes de Susan E. Hinton. Sin duda, lo recomiendo a cualquiera de esa edad. Es un gran regalo.
Gracias a Nocturna Ediciones por el detalle de enviármelo junto a una bolsa de El mago de Oz, con el tamaño perfecto para guardar un libro. 

Dellaira, Ava. Cartas de amor a los muertos (Love Letters To The Dead, 2014). Nocturna: Madrid, 2015. Traducción de Irina C. Salabert. 

¡No os perdáis la banda sonora que incluye! 

11.1.17

Lecturas del Laberinto

Una novedad de 2017 en el Laberinto es que el gusanito aparecerá por Facebook y Twitter para avanzar mis lecturas. Algunas veces sólo dará detalles físicos sin revelar el título, como en la imagen de la izquierda, porque forma parte de la próxima charla que estoy preparando, y otras veces sí enseñará lo que me traigo entre manos.
El gusanito fue una creación de Raquel Ascaso para la exposición Dentro del Laberinto en el marco de las jornadas Fays. Encuentro de Seres Mágicos (Palau de las Heures. Barcelona, 2011).
¿Queréis ver sus próximas apariciones en público? Seguid el hashtag #lecturasdelLaberinto

8.1.17

Two Days For Bowie

David Bowie nació un 8 de enero y murió el 10 de enero del año pasado. En su recuerdo, puesto que siempre ha sido una constante en la banda sonora de mi vida, durante dos días sonará sólo su música en mis páginas de Facebook, Twitter y por aquí. Si te quieres unir a este homenaje hazlo con el hashtag #TwoDaysForBowie

Empiezo con This Is Not America:


Y sigo con una imprescindible para el Laberinto:


Y termino con Cat People:


Tres temas pertenecientes a BSO. ¿Casualidad? ;)

5.1.17

Aquellas mujercitas

Unos días antes de Navidad encontré por casa esta primera edición (1969) de Aquellas mujercitas, de la colección Historias Infantil de la editorial Bruguera. En esta segunda parte Louise May Alcott nos cuenta qué fue de las cuatro hermanas a partir de la boda de Meg, la mayor. Tras su lectura, mi concepto de Laurie ha cambiado completamente, y aquí nos encontramos a un profesor Bhaer que da clases de francés y al que acompañan dos sobrinos al haberse quedado huérfanos.
La edición original se publicó por primera vez en 1869 y, más tarde, en 1880, aparecería junto al exitoso primer volumen en un solo tomo titulado Little Women. Tal vez por eso nos encontremos ambas partes representadas en las diferentes versiones cinematográficas que existen. Si queréis leer sobre mi lectura de Mujercitas y la película de 1994, clicad en este enlace.
Pero sigamos con este pequeño librito de
doscientas veintitrés páginas que le regalaron a mi madre en un certamen escolar de su barrio. La particularidad de esta colección es que combinaba la novela con el tebeo y podían leerse juntos, pues se complementaban los dos formatos, o de forma separada, ya que las viñetas seguían la historia independientemente del otro texto. ¿No os parece una forma estupenda de motivar al joven lector?
Aprovechando las fechas, también vi la película de 1933, dirigida por George Cukor, donde Jo está interpretada por Katharine Hepburn. Me quedo con Winona Ryder, aunque no recuerdo qué tal lo hizo June Allyson en la versión del 49. ¿Sabíais que aquí se las conocía como Las cuatro hermanitas? En mi opinión, se las ve a todas un poco crecidas para su papel y algunas escenas no las encuentro demasiado logradas.
Las cuatro hermanitas, 1933
¿Recordáis cuál fue vuestro primer contacto con Mujercitas? Yo juraría que a través de la versión anime de los 80, que me grabó mi padre en vídeo.

Alcott, Louise May. Aquellas mujercitas (Those Little Women, 1869). Bruguera: Barcelona, 1969. Traducción de Mª Victoria Rodoreda.

26.12.16

Una cuento de fantasmas navideño

Imagen de la película de 2012
Hace cuatro años vi la película de la Hammer con Daniel Radcliffe, que me pareció muy lograda, y cuando encontré el libro en un puesto del mercado de San Antonio, en perfecto estado, me lo llevé. Tras la larga espera, ha sido mi lectura de diciembre, terminada la mañana de Navidad.

Están contando historias de fantasmas. ¡Es lo ideal en Nochebuena! 
¡Se trata de una antigua tradición!

En la víspera de Navidad, Arthur Kipps está reunido en una casa en el campo con su mujer, los cuatro hijos de esta y sus nietos. Ya han cenado y se han puesto a contar historias de miedo, pero cuando le toca el turno al cabeza de familia, sale malhumorado de la estancia y nos explica el motivo de su reacción: Hace algunos años, el despacho de abogados para el que trabajaba, le envió al funeral de la rica señora Drablow, de la que también tuvo que organizar los papeles que se encontraban en su mansión, Eel Marsh. La casa tiene la particularidad de quedar aislada cuando sube la marea, también está rodeada de la niebla de las marismas y además a nadie del pueblo le hace gracia acercarse por allí. Nuestro protagonista irá descubriendo poco a poco qué misterio rodea a su difunta clienta y qué relación tiene con la mujer vestida de negro que se le aparece de vez en cuando.

La mujer de negro es una novela que me ha sorprendido. Primero, por el
Lectura en el tren, rodeada de niebla
comienzo tan distinto al film, y otras diferencias que os dejo descubrir a vosotros mismos. Segundo, porque hasta muy avanzado el libro no queda claro en qué época estamos. El ambiente se asemeja al de los cuentos góticos de antaño, pero habla de la época victoriana como si perteneciera al pasado. Susan Hill lo escribió en el 83 y hasta llegué a pensar que podría tratarse de finales del siglo XX, pero más tarde, pequeños detalles nos revelan que se encuentran a principios. El lugar sí está muy bien definido. No podría ser un contexto más inglés. Y tuve la suerte de leerlo rodeada de niebla donde vivo actualmente, lo que aún me hizo disfrutar más de la historia.

Un cuento de fantasmas navideño, una novelita ligera con una historia interesante, de lectura rápida, que además no pasó desapercibida. Cuenta con numerosas adaptaciones para el teatro, el cine e incluso la radio. La secuela, La mujer de negro: El ángel de la muerte, fue una novelización de la película estrenada en 2013, que nada tiene que ver con Susan Hill, salvo por la leyenda de Eel Marsh. Creo que no voy a molestarme en verla.

Hill, Susan. La mujer de negro (Woman in Black, 1992). Círculo de Lectores (cortesía de Edhasa): Barcelona, 2012. Traducción de Margarita Elena Cavándoli Menéndez.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...