28.11.22

Nueva traducción: Onyeka y la Academia del Sol

Onyeka es una chica con un pelo extraordinario, no solo porque es largo y rizado como ningún otro, ¡sino porque tiene superpoderes! Cuando descubre que pertenece a los Solari, un grupo de personas con poderes increíbles, su vida cambiará por completo: tendrá que ir a la Academia del Sol en Nigeria y ponerse a prueba.

Tọlá Okogwu, la autora británico-nigeriana de este libro, eligió a una niña de raza negra para narrar esta historia, porque apenas existen personajes protagonistas en la literatura infantil y juvenil con los que puedan identificarse los niños y niñas de esta raza. Pero no es solo una novela para que los lectores se sientan identificados, sino también para que chavales con otros orígenes puedan conocer la perspectiva nigeriana. Al final del libro, encontraréis un glosario con terminología de comida típica y también una lista de palabras en pidgin que se usan a lo largo de la historia. 

Asimismo tuve que documentarme para conocer los distintos tipos de peinados afro que aparecen en la novela y mientras visitaba peluquerías especializadas, me encontré con una antigua amiga de la facultad, procedente de Guinea Ecuatorial con amigos nigerianos, que me ayudó a resolver algunas dudas. Uno de los dos justificativos que me envió la editorial ya sabéis a quién se lo voy a dar, ¿no?

Noticias relacionadas: Will Smith y David Oyelowo se han unido para producir la versión cinematográfica de este libro de 319 páginas en tapa dura que se podrá ver en Netflix.

Okogwu, Tọlá. Onyeka y la Academia del Sol (Onyeka and The Academy of The Sun, 2022). Montena: Barcelona, 2022. Traducido del inglés por Noemi Risco Mateo. 

24.10.22

Las bibliotecas de mi vida

Las bibliotecas han estado siempre presentes en mi vida y son un recurso muy útil de documentación para quien se dedica a traducir y redactar textos, pero además son grandes centros de fomento a la lectura y a ellas también he llevado las tertulias que organizo. Hoy, en el Día de las Bibliotecas, quiero hacer un pequeño homenaje a las que han ocupado un lugar importante en lo que llevo de existencia. 
La biblioteca en Calatayud actual
 La Biblioteca de Calatayud Baltasar Gracián se encuentra desde 2017 en el antiguo Seminario de Nobles, un edificio del siglo XVIII, pero cuando yo llegué aquí, se ubicaba en una de esas antiguas escuelas donde había una entrada para niños y otra para niñas. Tenía un aire retro que la hacía muy especial, aunque reconozco que las instalaciones actuales son una maravilla que fusiona el diseño nuevo con los techos de vigas antiguos. Y el claustro exterior, donde celebramos las tertulias del Bookspeaking cuando hace buen tiempo, es muy agradable. Podéis conocer más sobre su historia en su página web. ¡Por lo visto cuando la inauguraron se hallaba en la Plaza del Fuerte y quedó arrasada por una inundación en 1956!

Otra biblioteca con la que tengo últimamente relación, aunque no la visito tanto como me gustaría, es el
Biblioteca Verde de Zaragoza
Centro de Documentación del Agua y del Medio Ambiente, conocida también como la Biblioteca Verde de Zaragoza. Está ubicada en un edificio histórico precioso, el refectorio y las cillas del convento de Santo Domingo, del siglo XIII-XIV, y desde que la descubrí, se ha convertido en mi centro de referencia para toda mi documentación sobre naturaleza y cuidado del medioambiente. Es una gozada de sitio y tienen un servicio de asesoramiento espectacular. Si queréis saber más de todo lo que ofrece, además de consultar su web, también os invito a escuchar la entrevista que le hice a la responsable del centro para mi podcast Viaje Alternativo. 

En 2015 en la Biblioteca de Cetina
Pero ¿cuál fue la primera biblioteca que pisé nada más aterrizar en el Spanish Midwest? Pues la del pueblo de mi abuelo, en Cetina, donde celebramos un encuentro con los lectores de mi traducción El corredor del laberinto. Una biblioteca, aunque pequeña, llena de tesoros antiguos, recuerdos de los veranos que pasé por allí en mi infancia, y que por supuesto tiene un huequecito en mi novela. 

En contraposición a una pequeña biblioteca rural, tenemos la Biblioteca Nacional de España, situada en el Paseo de Recoletos de Madrid, que custodia alrededor de treinta millones de publicaciones producidas en territorio nacional desde comienzos del siglo XVIII: libros, revistas, mapas, grabados, dibujos, partituras y folletos. La primera vez que fui a visitarla, me quedé delante del imponente edificio unos minutos a lo Rory Gilmore, abrumada antes de entrar
Delante de la BNE

por la cantidad de libros que iba a encontrarme allí dentro. Ofrece muchísimos servicios, pero yo nunca he recurrido a ninguno de momento. De todos modos, aquí tenéis su web, merece la pena visitarla y especialmente ir en persona alguna vez en la vida.

En esta lista, sin duda, no podía faltar la Xarxa de Biblioteques Municipals de la Diputació de Barcelona, pues es la ciudad donde nací y viví durante más de 30 años. Mi carnet, que aún conservo, es de la Biblioteca Sofía Barat, donde acudía principalmente al mercadillo que montaban cuando se deshacían de ejemplares. También visité un par de veces con mi abuela la de Montbao, bajaba a la de Fort Pienc, frecuentaba la de Sagrada Familia porque viví muchos años en el barrio, y la Vapor Vell cuando me mudé a Sants. La de la Vila de Gràcia me sirvió de refugio una vez y tuve secuestrado un libro de Michael Ende que devolví después de haberlo renovado no sé cuántas veces a la Santa Tecla de L'Hospitalet. Pero la biblioteca donde más tiempo creo que he pasado y más tesoros de la LIJ me descubrió fue la
Biblioteca Joan Miró
Biblioteca Joan Miró, situada en el mismo parque Joan Miró también conocido como Parc de l'Escorxador, donde pasaba muchos mediodías cuando trabajaba en el rascacielos de enfrente, la Torre Allianz. La biblioteca, inaugurada en 1990, se divide en dos edificios, conectados entre sí por una pasarela de cristal. La verdad es que yo siempre estaba en el lado de literatura infantil y juvenil donde no solo había libros para niños, sino publicaciones para adultos relacionadas con este género, como la revista CLIJ, o la gran colección de Olañeta Érase una vez... Biblioteca de Cuentos Maravillosos, además de tener en el piso superior la sección de música.
Pero no me iré de esta red de bibliotecas, sin mencionar la Biblioteca Sant Pau-Santa Creu, en el barrio del Raval, donde mi yo de 18 años alucinaba pepinillos entre los muros de aquel edificio gótico del siglo XV, antiguo Hospital de la Santa Creu, donde también se encuentra la Biblioteca de Calalunya. 

Al margen de esta red de bibliotecas, no podía dejar de nombrar las bibliotecas que marcaron mis años de universidad: las distintas bibliotecas del campus de Bellaterra de la Universidad Autónoma de Barcelona, donde por primera vez usé las microfichas y me sentí como una investigadora sacada del cine, y la biblioteca de la Universidad de Barcelona, situada en el edificio de la Plaça Universitat, que nada tiene casi que envidiar a Hogwarts. 
Biblioteca de Letras de la Universidad de Barcelona
Y terminaré recordando las bibliotecas de mi edad escolar. La biblioteca en Santa Cruz de Tenerife, conocida como la Casa de la Cultura, que me hizo volver a mi ciudad natal, al conectarme y
(re)descubrirme la que iba a ser mi carrera profesional: Traducción e Interpretación. He de reconocer que en mis años de instituto apenas pisé la biblioteca, ni esa ni ninguna otra, los libros que leía eran lecturas obligatorias del curso o las novelas que mi madre me compraba porque creía que podían gustarme y así continuaría leyendo (Anne Rice, libros de la colección Gran Fantasy y títulos de fantasía y ciencia ficción que publicaba en los 90 Timun Mas). Antes de empezar secundaria, sí me había refugiado bastante en la biblioteca del centro donde estudié séptimo y octavo de EGB, el Echeyde, y allí descubrí
maravillas como La cueva de la luna, y a Maria Gripe, que devoraba.
 
Y, por último, la que fue mi primera biblioteca, supongo. La de mi querido colegio de primaria en Barcelona, Pau Casals, de la que aún guardo las libretas con las fichas de todos los libros que leí. ¿Seguirán manteniéndola en la misma sala que cuando yo estudiaba allí en los años 80? 
Ese cuaderno de la derecha recoge un par de libros de los Hollister, uno de Gloria Fuertes, Pulgarcilla de Andersen, Un duende a rayas de María Puncel, Historias de Ninguno de Pilar Mateos, Los amigos de osito de Else Holmelund Minarik, ilustrado por Maurice Sendak, Animales amigos, La ruta del sol de Aurora Díaz, El príncipe feliz de Oscar Wilde, El pampinoplas de Consuelo Armijo, Les vacances del rellotge de Josep Vallverdú, Contes curts de Christoph von Schmid (no pone el traductor en la ficha, ¡ya me vale!), En quin desastre a la platja de Frank Muir, Por arte de magia de Carmen Vazquez Vigo, Fábulas de Esopo de Harold Jones, Juan y sus zapatos de Carlos Pellicer López.

¿Cuáles son las bibliotecas de vuestra vida?

Yo tengo cita este miércoles en la de Calatayud con una actividad que he preparado para el club de lectura en inglés que organizo allí. Puedes consultar todos los detalles en la pestaña Actividades de esta misma página. 

5.10.22

Nueva traducción: La librería café de los gatos

Susann quiere viajar a Ischia por última vez, pero ¿qué hará con su gata Mimi? Se le ocurre una idea. Cerca de ella vive una joven profesora muy simpática que tal vez le haga el favor de cuidarla en su ausencia. 

Pero resulta que Leonie conoce muy bien a los hombres franceses infieles, pero no sabe nada de gatos. ¿Habrá sido un poco temerario aceptar la propuesta espontánea de quedarse con la gata de su vecina? Quizá su mejor amiga Maxie pueda ayudarla. 

Maxie acaba de abrir una pequeña cafetería librería a la que ha llamado como su tía preferida, La señorita Paula. Ofrece tartas caseras y todo tipo de libros, y pronto contará también con la pequeña Mimi, que no solo conquistará el corazón de Maxie sino el de todos los clientes.

Esta es una de esas novelas que te hace sentir bien, que te deja buen sabor de boca mientras la estás leyendo y cuando la terminas, una sonrisa en el rostro. Libros, tartas y gatos... Muchos de los que me conocen, al enterarse de que me encargaron a mí la traducción, me dijeron, «Seguro que lo disfrutaste muchísimo. Es un libro hecho para ti». Y así fue, me encantó recibir este encargo, pero también he de deciros que al principio no sabía cómo me iba sentar meterme en una historia gatuna cuando había fallecido recientemente el gato que había sido mi compañero durante quince años. Por suerte, es una historia tan bonita que he de reconocer que me ayudó en mi duelo. 

Cubierta alemana
El texto a pesar de ser muy agradable, tuvo bastantes complicaciones. Una de ellas fue tener que traducir descripciones de tartas y dulces riquísimos justo a la hora del desayuno o del almuerzo. ¡Qué hambre! Bromas aparte, me encontré con palabras alemanas muy curiosas que me costó o bien descifrar su significado o bien encontrar una equivalencia en nuestro idioma, por ejemplo, Kampfradler, término alemán para designar a los que luchan por los derechos de los ciclistas. Por otro lado, hay un personaje en la novela que habla de un modo bastante coloquial y ¿sabéis que no exististe ningún diccionario bilingüe alemán-español de palabras y expresiones coloquiales que realmente sea completo y fiable? Si conocéis alguno, por favor, dejadme la referencia en los comentarios. Busqué y busqué, y sí tenemos diccionarios monolingües en ambos idiomas, lo que ayuda algo, pero la mayoría de veces no acaba de resolver la duda y tienes que recurrir a otro tipo de documentación y a la información de tu propio disco duro (es decir, los conocimientos guardados en tu cerebro a lo largo de los años). Y fue así como, por ejemplo, descubrí que en el habla coloquial alemana existen varias expresiones que provienen de los cuentos populares y en este artículo podéis leer algunas de ellas, su uso y significado. ¡Ah! Y se me olvidaba comentar que una de las protagonistas habla colonés. ¿Habéis oído alguna vez esta variante alemana? Me gustó volver a pasear por las calles de Colonia, una ciudad que visité varias veces el año que estuve estudiando en la universidad en Alemania.

Cubierta sueca
 Me encantaron las múltiples referencias al cine y la literatura, con las que me sentí muy cómoda porque son referencias que también usé en mi novela, y suelo usar en mis conversaciones diarias: Alicia en el País de las Maravillas, Narnia, varios libros de Astrid Lindgren (Pippi, Bullerbyn), Jim Botón y Lucas el maquinista de Ende, Hansel y Gretel... Y películas como Lo que queda del día, Vacaciones en Roma, Lo que el viento se llevó o Matrimonio de conveniencia (que no sabía que en versión original se titulaba Green Card y me reí mucho con esto porque en la universidad me tocó hacer un trabajo sobre ese tema y tuve un par de situaciones divertidas). Otro momento gracioso fue leer «Loretta del Mar», es decir, Lloret de Mar, otro lugar familiar para mí, pues hace unos años frecuentaba esa zona bastante en verano, pero nunca habría imaginado encontrármela en una novela en alemán que fuera a traducir. Y durante este encargo también disfruté de la magnífica canción It's A Good Day de Peggy Lee, en ese momento del principio de la historia cuando Susann Siebenschön habla de los días buenos y malos. Le habría ido muy bien a la mujer escuchar este tema que alegra el día a cualquiera. 

Si todavía no habéis ido corriendo a buscar vuestro ejemplar, os diré que esta edición de Maeva hay michines por todas partes, la fuente elegida tiene un tamaño muy cómodo de leer y el libro incluye al final las mejores recetas de la tía Paula. Ya me diréis si las probáis. Este otoño pasaos por mi Instagram porque os enseñaré cómo han quedado las mías. 

Jonas, Charlie (seudónimo). La librería café de los gatos (Katzencafé, 2020). Maeva: Madrid, 2022. Traducción del alemán a cargo de Noemi Risco Mateo. Aquí puedes leer las primeras páginas de las 295 en total.

26.9.22

Nueva traducción: Alguien más

Si Cassie está segura de una cosa es de que ama a Maurice Remington como nunca ha amado a nadie en la vida. No es solo su mejor amigo y compañero de piso, sino que también comparte su pasión por la literatura fantástica, el rol en vivo y el cosplay.

No obstante, Cassie sabe que nada garantiza que su amistad dure para siempre. Da igual lo profunda que sea, porque a veces parece que pertenecen a mundos muy distintos.

Mientras que Auri juega a fútbol, tiene muchos amigos y le gusta estar rodeado de gente, Cassie tiene un círculo de amistades pequeño pero muy cercano. Sin embargo, cuanto más tiempo pasa y más fuertes son sus sentimientos hacia él, mayor es el miedo de que lo que los une no sea tan fuerte como lo que los separa... ¿Vale la pena dejar de ser amigos por un momento de felicidad?

Personajes de Alguien nuevo. Ilustración de Gabriella Bujdosó
¿Echabas de menos a los personajes que conociste en Alguien nuevo, la primera parte de esta trilogía? A pesar de que son historias independientes, conocimos a Cassie y Auri en el primer libro, pero aquí veremos su historia más desarrollada, a partir de donde nos quedamos con Micah y Julian. 

Alguien más gustará especialmente a quienes lean literatura fantástica porque Cassie y Aurie son muy fans de El señor de los anillos, pero también puede ayudar a otros lectores a descubrir este género. En las primeras páginas ya nos hablan de una SciFiCon, The Witcher, Geralt de Rivia y Buffy Cazavampiros.

Cassie y Auri
Como en el libro anterior, incluye una lista de canciones de Florence + The Machine, Taylor Swift, Queen o Adele entre otros, y magníficas ilustraciones como esta de la izquierda, obra de Gabriella Bujdosó.

Tengo apuntadas dos cosas curiosas que aprendí traduciendo este libro, aunque no quedó ahí, porque este libro enseña mucho también de relaciones personales: Schwarze Daumen, que se usa como antónimo de green fingers, es decir, para denominar a las personas a las que se les da mal el cuidado de las plantas. Y «nietastro», palabra en español que usé por primera vez en una traducción. 

Espero que disfrutéis mucho de este gran amor. ¿Os arriesgaríais a iniciar una relación de pareja con vuestro mejor amigo?

Kneidl, Laura. Alguien más (Someone Else, 2020). Editorial Molino: Barcelona, 2022. Traducción del alemán a cargo de Noemi Risco Mateo. 382 páginas.

4.9.22

No pierdas el tren

El año pasado comenzaron las concentraciones en las estaciones de tren y apeaderos de muchos pueblos de Aragón para reivindicar un servicio de calidad ante los continuos recortes de trenes que se dieron durante los confinamientos de 2020 y se mantuvieron en 2021. A mí no me afectó, pero recordaba de mis años en el pueblo sin carnet de conducir (antes de la pandemia) que ya entonces, con dos trenes regionales al día en cada dirección (Barcelona-Madrid) era muy difícil moverse entre pueblos sin un vehículo particular. En Cetina, al menos sigue habiendo unas cuantas tiendas de comestibles, farmacia, kiosco, banco y médico diario, pero hay otros pueblos, donde ya no les queda ni eso. Bubierca, por ejemplo, tiene su estación de tren y pasan por allí convoys todos los días, pues es la misma vía Barcelona-Zaragoza-Madrid, pero la última vez que lo miré hace unos años, el tren solo paraba los sábados y tan solo una vez ese día. ¿Por qué? ¿Tanto le cuesta a Renfe detenerse un minuto para que se suba o se baje alguien allí? 

Otro problema que sufría constantemente como usuaria de Renfe que vive en un pueblo es que nunca sabía si el tren ya había pasado, si llevaba retraso o si habían suspendido el servicio por lo que fuera. Tal como cuento en mi novela, muchas veces lo esperaba para ir a Madrid y siempre venía con retraso. Una vez llegué a esperar 25 minutos en la estación sin saber si ya había pasado. Quizá uno de esos días, habría cruzado la vía para volver a mi casa y habría pasado justo el tren a los cinco o diez minutos, y me habría enterado solo por el ruido que hace al deslizarse por los rieles. ¿Tanto costaría poner un display con información actualizada? No menciono una aplicación en el móvil, porque resulta que esos trenes los usan personas mayores que no manejan estas cosas y también se merecen estar informadas. 

Concentración en Cetina, 4 de septiembre de 2022

Hace unos días me enteré, gracias al periódico digital El Alto Jalón, que las concentraciones #aragonnopierdastutren habían continuado en 2022, pero cada vez se hacían en menos pueblos y Cetina, el pueblo de mi abuelo, era de los pocos que aún resistían reuniéndose cada primer domingo de mes. ¡Y para allí me he ido hoy al enterarme del horario de la quedada por una amiga de la infancia! Tenemos que seguir apoyando este tipo de iniciativas, en este caso además promovida por la Asociación Mujeres del Prado de Cetina, no solo para conservar el servicio de trenes que hemos tenido hasta ahora, sino para mejorarlo. En los pueblos vivirán menos personas que en las ciudades, pero vive gente que se merece tener unos servicios mínimos para acceder al menos a lo básico, ¿no? ¿Qué pasa con la tercera edad que ya no puede conducir? ¿Cómo no se va a marchar la gente joven a las ciudades? 

El regional hoy al paso por Cetina en dirección Madrid, con un poquito de retraso y los manifestantes saludándolo con sus pancartas de NO PIERDAS TU TREN

El tren, aparte de la bicicleta, es el medio de transporte menos contaminante que existe y es una manera verde y en ocasiones económica de unir el territorio para que las zonas rurales sigan vivas. ¿Os imagináis un tren cada dos horas (porque cada hora sería demasiado idealista) que pudiera conectar pueblos como este con ciudades medianas y grandes? ¿Tal vez vendría más gente como yo, que puedo trabajar desde casa, a vivir al campo? Porque ¿vosotros qué buscáis cuando vais de vacaciones a una zona rural? ¿Y si eso lo tuvierais todos los días? ¿Qué echaríais de menos de la ciudad?

Todas las fotos son mías. Puedes clicar en la imagen para ampliarla y verla en detalle. 

3.8.22

La mansión embrujada

¿Os ha pasado alguna vez toparos con el libro que justo necesitabais leer en ese momento? Lo descubrí hace unos meses cuando Madame Mim nos lo enseñó en su Instagram y me llamó la atención. Vi que lo tenían en la Biblioteca de Calatayud y me lo llevé. Mientras tanto, casualmente o no, descubrí una película fantástica basada en otro libro de esta misma autora, Mary Stewart, de la que no había oído hablar antes, y me puse a buscar más libros suyos. Terminé al cabo de unos días con tres novelas de esta escritora en casa, devolví el ejemplar a la biblioteca y continué leyendo el que ya era mío de La mansión embrujada.

La traducción no me ha gustado especialmente, le he encontrado algunos fallos y le costaba fluir en algunas escenas, lo que me entorpecía a veces la lectura, pero no ha impedido que esta historia de fantasía entrañable se haya convertido en una de mis preferidas. El título en castellano es más bien desacertado porque al leer «mansión embrujada» parece que sea una historia de fantasmas, ¿no? Sin embargo, de haber algún espíritu en Thornyhold no ahuyentaría a sus habitantes, sino todo lo contrario. De todos modos, ya sabemos cómo funciona el asunto de los títulos de obras en las traducciones, nosotros no nos encargamos de eso la mayoría de las veces. ¿Me habría atraído de la misma manera la cubierta si hubiera leído «Thornyhold» a secas? 

Una casa con jardín junto a un bosque, con un «cuarto de sosiego» lleno de hierbas, ungüentos y remedios de la tía Geillis, de la que decían que era bruja. Vecinas con un comportamiento extraño, demasiado amables, animales misteriosos, un libro codiciado, un escritor apuesto... Una novela que tachan de romántica, pero solo describiría así la escena final. Desde luego ahora ocupa un lugar importante en mis estanterías y ha cumplido su cometido de texto paralelo para la novela que estoy escribiendo este verano.

¿Has leído alguna vez a Mary Stewart? ¿Conoces a esta novelista inglesa que escribió una saga de Merlín y Arturo?

Stewart, Mary. La mansión embrujada (Thornyhold, 1988). Círculo de Lectores: Barcelona, 1990. Traducción de Margarita Cavándoli. 

24.7.22

El infierno en la puerta de casa

Desde Peña Melera años antes
del incendio
Ayer por la tarde se dio el incendio por controlado (aún no extinguido, para eso faltan días) y esta mañana al abrir la ventana, huele a quemado en mi casa, a pesar de vivir a unos quince kilómetros de donde más ha ardido. Mientras paseaba junto a la ribera del Jalón, parecía que los chopos estaban tristes por sus compañeros de un poco más allá, se les veía cabizbajos. Y me pregunto si se habrán pasado ese mensaje de alarma por las raíces, informando por debajo de la tierra de lo que estaba sucediendo. 

El fuego se originó el 18 de julio por la tarde, en un terreno perteneciente al término de Bubierca, tocando al de Ateca, y se extendió, por un lado, hacia Moros, arrasando el pueblo por completo, no solo sus alrededores, y por otro, hacia Alhama de Aragón, donde también tuvieron que evacuar a la gente, llevándose por delante Peña Melera y todo ese valle que se ve en la foto de la izquierda. El viento fue cambiando y soplando con fuerza, lo que avivó las llamas, que llegaron hasta la Sierra de Cetina, atrapando también el monte de la Casa de la Vega y alcanzando así Embid de Ariza. Mientras tanto, el fuego también había llegado a Terrer y amenazaba Armantes. Aquí en Calatayud el 19 de julio, que fue el peor día, temíamos lo peor. Cortaron la A2, la NII, el AVE y los demás trenes. Y el pueblo de mi abuelo, donde vive mi madre ahora, eran los próximos en ser evacuados.

Sierra de Cetina, ahora casi toda quemada
Sé que esto visto desde la distancia y sin ningún vínculo en esta zona da pena -como me ocurría a mí al ver los incendios de Zamora o Galicia-, pero parece un incendio más de verano. Sin embargo, lo que está ocurriendo este 2022 no es lo de todos los veranos. Ayer vi llorar a unas señoras en Los Realejos (Tenerife) diciendo eso mismo, «Ahora nos ha tocado a nosotros también». Y aún faltan dos meses de verano en el que no bajan estas temperaturas extremas, por lo que deberíamos tener el triple de precaución. No me olvido de Extremadura, Ávila, Barcelona...

Mirad en un mapa los kilómetros que hay de un lado a otro de este incendio en la comarca de Calatayud y veréis la magnitud de este desastre medioambiental que ha acabado con la vida vegetal en 14.000 hectáreas, pero también con la vida animal. Como supondréis, también ha generado una crisis socioeconómica para las personas que habitamos esta zona rural, terminando con el medio de vida de mucha gente y clavándonos un puñal en el corazón al ver nuestro paisaje ennegrecido. 

La entrada desde la autovía a Bubierca el 19 de julio
Pero ¿cómo se produjo el fuego? Por trabajar con maquinaria para plantar árboles en el monte a 40ºC, cuando estábamos en alerta máxima e incluso el alcalde de Bubierca fue a advertirles del peligro, porque ya esa misma empresa había provocado un incendio menor en el mismo lugar y en las mismas circunstancias hacía un mes. En otras comunidades autónomas está prohibido mientras que aquí solo se recomienda no trabajar a esas horas, no está penado por ley, así que le contestaron al buen hombre que tenían todo en regla para continuar trabajando. Y así lo hicieron, provocando un desastre medioambiental de enormes proporciones.

Land Life Company, la empresa detrás del «proyecto de reforestación», se dedica a la venta de huella de carbono, lo que está dentro del ecoblanqueo o greenwashing, una estrategia de marketing que usan algunas empresas para dar una falsa imagen de respeto con el medioambiente cuando en realidad sus prácticas son muy contaminantes. Es decir, tenemos una empresa muy contaminante (de la que aún se desconoce su nombre. ¿A quién le estaría lavando la cara Land Life con esta «reforestación» en Bubierca?) que excede el límite de huella de carbono permitido, pero hecha la ley hecha la trampa: Estos intermediarios, Land Life, se ponen a plantar árboles para compensar esa huella de carbono de su cliente. Y sí, eso es legal, tenían el beneplácito del Gobierno además (léase la noticia de febrero de este pacto con el diablo) y se practica en todo el mundo. Así que estamos igual o peor que antes. Crean una ley para frenar los excesos de contaminación, pero luego las empresas saltan el obstáculo para seguir contaminando. ¿Cuándo realmente se van a penar las prácticas que atentan contra el medioambiente, lo que nos da la vida? Y hay personas que piensan, «Al menos lo compensan, menos da una piedra». Pero a estas alturas de la película eso ya no sirve, hay que frenarlo YA. No solo se muere España. Mirad Europa... ¡Londres a 40ºC!

Si realmente se preocuparan por el medioambiente y tuvieran una conciencia ecológica no estarían trabajando en verano y menos este año en el que llevamos semanas con temperaturas extremas. Son unos trabajos que deberían realizarse en otoño, como bien apuntaba el APN (Agente para la Protección de la Naturaleza) Alberto Portero a partir del minuto 42 en esta entrevista. Esto NO ha sido un accidente, sino un atentado, prácticas de avaricia, donde se antepone el dinero a la naturaleza, a la biodiversidad y a la vida en definitiva. Os recomiendo leer también el editorial que ha escrito hoy Fran Álvarez para la publicación El Alto Jalón, periódico digital de la zona que nos ha estado informando de lo que estaba sucediendo en todo momento con imágenes y entrevistas. En este último artículo, expone otro problema grande, el de la España vaciada, y sugiere esta como otra táctica para echarnos de aquí por los intereses de los gobiernos y las grandes corporaciones. 

Nos han dejado una dura cicatriz en el paisaje, pero también en nuestras mentes y nuestros corazones. Dentro de unos días, ya no se hablará en los medios generales de esto y veremos si llegan esas ayudas prometidas, pero aquí no olvidaremos y seguiremos trabajando por sacar esta zona adelante. Muchas gracias a todos los que se han dejado la piel estos días por apagar el incendio que parecía no terminar nunca (ojalá en unos días esté extinguido), muchas gracias a todos los que habéis estado informándome en tiempo real y en el lugar de los hechos, y gracias por los mensajes de apoyo y consuelo que he recibido. Aún oigo las avionetas pasar, pero tal vez sea un eco de lo que hemos vivido hasta hace tan solo unas horas.

Montes de Bubierca antes del incendio

Nota: Todas las fotografías son mías, salvo la entrada de Bubierca en llamas, cuyo autor desconozco.
Nota II: El incendio se dio por extinguido el 1 de agosto a las 20:52.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...