24.7.22

El infierno en la puerta de casa

Desde Peña Melera años antes
del incendio
Ayer por la tarde se dio el incendio por controlado (aún no extinguido, para eso faltan días) y esta mañana al abrir la ventana, huele a quemado en mi casa, a pesar de vivir a unos quince kilómetros de donde más ha ardido. Mientras paseaba junto a la ribera del Jalón, parecía que los chopos estaban tristes por sus compañeros de un poco más allá, se les veía cabizbajos. Y me pregunto si se habrán pasado ese mensaje de alarma por las raíces, informando por debajo de la tierra de lo que estaba sucediendo. 

El fuego se originó el 18 de julio por la tarde, en un terreno perteneciente al término de Bubierca, tocando al de Ateca, y se extendió, por un lado, hacia Moros, arrasando el pueblo por completo, no solo sus alrededores, y por otro, hacia Alhama de Aragón, donde también tuvieron que evacuar a la gente, llevándose por delante Peña Melera y todo ese valle que se ve en la foto de la izquierda. El viento fue cambiando y soplando con fuerza, lo que avivó las llamas, que llegaron hasta la Sierra de Cetina, atrapando también el monte de la Casa de la Vega y alcanzando así Embid de Ariza. Mientras tanto, el fuego también había llegado a Terrer y amenazaba Armantes. Aquí en Calatayud el 19 de julio, que fue el peor día, temíamos lo peor. Cortaron la A2, la NII, el AVE y los demás trenes. Y el pueblo de mi abuelo, donde vive mi madre ahora, eran los próximos en ser evacuados.

Sierra de Cetina, ahora casi toda quemada
Sé que esto visto desde la distancia y sin ningún vínculo en esta zona da pena -como me ocurría a mí al ver los incendios de Zamora o Galicia-, pero parece un incendio más de verano. Sin embargo, lo que está ocurriendo este 2022 no es lo de todos los veranos. Ayer vi llorar a unas señoras en Los Realejos (Tenerife) diciendo eso mismo, «Ahora nos ha tocado a nosotros también». Y aún faltan dos meses de verano en el que no bajan estas temperaturas extremas, por lo que deberíamos tener el triple de precaución. No me olvido de Extremadura, Ávila, Barcelona...

Mirad en un mapa los kilómetros que hay de un lado a otro de este incendio en la comarca de Calatayud y veréis la magnitud de este desastre medioambiental que ha acabado con la vida vegetal en 14.000 hectáreas, pero también con la vida animal. Como supondréis, también ha generado una crisis socioeconómica para las personas que habitamos esta zona rural, terminando con el medio de vida de mucha gente y clavándonos un puñal en el corazón al ver nuestro paisaje ennegrecido. 

La entrada desde la autovía a Bubierca el 19 de julio
Pero ¿cómo se produjo el fuego? Por trabajar con maquinaria para plantar árboles en el monte a 40ºC, cuando estábamos en alerta máxima e incluso el alcalde de Bubierca fue a advertirles del peligro, porque ya esa misma empresa había provocado un incendio menor en el mismo lugar y en las mismas circunstancias hacía un mes. En otras comunidades autónomas está prohibido mientras que aquí solo se recomienda no trabajar a esas horas, no está penado por ley, así que le contestaron al buen hombre que tenían todo en regla para continuar trabajando. Y así lo hicieron, provocando un desastre medioambiental de enormes proporciones.

Land Life Company, la empresa detrás del «proyecto de reforestación», se dedica a la venta de huella de carbono, lo que está dentro del ecoblanqueo o greenwashing, una estrategia de marketing que usan algunas empresas para dar una falsa imagen de respeto con el medioambiente cuando en realidad sus prácticas son muy contaminantes. Es decir, tenemos una empresa muy contaminante (de la que aún se desconoce su nombre. ¿A quién le estaría lavando la cara Land Life con esta «reforestación» en Bubierca?) que excede el límite de huella de carbono permitido, pero hecha la ley hecha la trampa: Estos intermediarios, Land Life, se ponen a plantar árboles para compensar esa huella de carbono de su cliente. Y sí, eso es legal, tenían el beneplácito del Gobierno además (léase la noticia de febrero de este pacto con el diablo) y se practica en todo el mundo. Así que estamos igual o peor que antes. Crean una ley para frenar los excesos de contaminación, pero luego las empresas saltan el obstáculo para seguir contaminando. ¿Cuándo realmente se van a penar las prácticas que atentan contra el medioambiente, lo que nos da la vida? Y hay personas que piensan, «Al menos lo compensan, menos da una piedra». Pero a estas alturas de la película eso ya no sirve, hay que frenarlo YA. No solo se muere España. Mirad Europa... ¡Londres a 40ºC!

Si realmente se preocuparan por el medioambiente y tuvieran una conciencia ecológica no estarían trabajando en verano y menos este año en el que llevamos semanas con temperaturas extremas. Son unos trabajos que deberían realizarse en otoño, como bien apuntaba el APN (Agente para la Protección de la Naturaleza) Alberto Portero a partir del minuto 42 en esta entrevista. Esto NO ha sido un accidente, sino un atentado, prácticas de avaricia, donde se antepone el dinero a la naturaleza, a la biodiversidad y a la vida en definitiva. Os recomiendo leer también el editorial que ha escrito hoy Fran Álvarez para la publicación El Alto Jalón, periódico digital de la zona que nos ha estado informando de lo que estaba sucediendo en todo momento con imágenes y entrevistas. En este último artículo, expone otro problema grande, el de la España vaciada, y sugiere esta como otra táctica para echarnos de aquí por los intereses de los gobiernos y las grandes corporaciones. 

Nos han dejado una dura cicatriz en el paisaje, pero también en nuestras mentes y nuestros corazones. Dentro de unos días, ya no se hablará en los medios generales de esto y veremos si llegan esas ayudas prometidas, pero aquí no olvidaremos y seguiremos trabajando por sacar esta zona adelante. Muchas gracias a todos los que se han dejado la piel estos días por apagar el incendio que parecía no terminar nunca (ojalá en unos días esté extinguido), muchas gracias a todos los que habéis estado informándome en tiempo real y en el lugar de los hechos, y gracias por los mensajes de apoyo y consuelo que he recibido. Aún oigo las avionetas pasar, pero tal vez sea un eco de lo que hemos vivido hasta hace tan solo unas horas.

Montes de Bubierca antes del incendio

Nota: Todas las fotografías son mías, salvo la entrada de Bubierca en llamas, cuyo autor desconozco.
Nota II: El incendio se dio por extinguido el 1 de agosto a las 20:52.

2 comentarios:

  1. Es desgarrador y tremendamente indignante este mundo que nos estamos cargando y el poco esfuerzo hacen los que lo tendrían que liderar para cambiar las cosas! Pienso siempre que hay desastres de cualquier tipo en los animales que nunca se cuantifican y sin embargo son tan importantes y valiosos!
    Espero que se aprenda algún día a prevenir lo que se pueda prevenir. Nos jugamos todo💔

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu mensaje, Silvia. No podría estar más de acuerdo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...