26.7.14

Aniversario de María Gripe

El pasado 25 de julio fue el aniversario del nacimiento de Maria Gripe, una escritora sueca de literatura juvenil, a la que probablemente conozcáis por su libro Los escarabajos vuelan al atardecer o la sobrecogedora historia Agnes Cecilia.
En recuerdo de la autora, he leído estos días La hija del espantapájaros, en la bonita edición de 1985 en la colección Arlequín de Circulo de Lectores.

Loella es una niña que vive con sus hermanos mellizos en una cabaña en el bosque. Desde que su madre los dejó solos en casa, es responsable de los pequeños, se encarga de conseguir comida y tenerlo todo arreglado, aunque de vez en cuando los va a ver su tía Adina. A pesar de que se lleva bastante bien con ella y que la mujer los ha invitado a vivir a su casa, la niña prefiere permanecer en su hogar, pues tiene la esperanza de que su madre volverá algún día. Pero recibe una carta en la que le anuncia que se va a América a trabajar y mientras esté fuera los niños se quedarán con una amiga en Estocolmo y ella irá al hogar de menores.
No quiere dejar su casa, por supuesto, ni mucho menos separarse de sus hermanos. El cambio a la ciudad le costará bastante. No está acostumbrada al ruido constante, tampoco ha ido a la escuela durante todo este tiempo porque estudiaba por su cuenta, y además ¿quién cuidará de su espantapájaros? Junto a la casa, en el campo, hace tiempo colocó un espantapájaros, no para ahuyentar a las aves, sino a sus enemigos. Tiene un sombrero de paja y va ataviado con la ropa vieja de hombre que Loella encontró en la buhardilla; la niña le tiene un gran cariño y en secreto le llama Papá Pelerín. Cuando llueve hasta le pone una especie de impermeable para que no se moje, lo que le da un aspecto bastante siniestro. Pero uno de los vecinos, Fredrik Olsson, le deja el correo en sus bolsillos, y a veces incluso comida y otros pequeños regalos que ella agradece mucho. Le echará de menos, así como a su tía, pero no a la otra gente del pueblo que la llama Malos Pelos y cree que está loca.

Es la cruda historia de una niña abandonada por su madre, en una casa en plena naturaleza, pero que se desenvuelve muy bien ante esa situación. El traslado a la ciudad le afectará bastante, pero terminará por adaptarse. Narrada con una sencillez que llega bien a los jóvenes, pero con ese mimo que también arrebatará el corazón de los soñadores.

Cuando una frambuesa cuelga de su rama, en el bosque, es redonda y roja; tiene su propia forma y color. Pero cuando alguien la coge y la echa en una cesta, entre cientos más, forma parte del montón, desaparece. La niña, tropezando en el pavimento de la ciudad y saludando a los desconocidos, se sentía como la frambuesa en la cesta. 

La gente de la ciudad sonreía muchísimo. A cada momento y aunque no hubiera motivo. En su pueblo lo hacían sólo si había una razón. Era igual que la luz que aparecía apretando un botón. Y no se puede sonreír así. Luz sin llamas, sonrisas sin motivo...

Gripe, Maria. La hija del espantapájaros (Pappa Pellerins Dotter, 1963). Círculo de Lectores: Barcelona, 1985. Ilustraciones de Marina Seoane. Traducción de Carmen Vázquez-Vigo.

Si os gusta esta escritora, no os perdáis el artículo sobre ella en CLIJ de Beatriz Vera Poseck.

5 comentarios:

  1. «La hija del espantapájaros» es uno de los libros favoritos de mi infancia. Me marcó muchísimo y he perdido la cuenta de las veces que lo he leído. Magnífica escritora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Irene:
      Me alegra leerte por aquí :) Con la aparición de Facebook, ya casi nadie comenta en el blog...
      La verdad es que es un libro muy especial. ¿Qué edición tienes?

      Eliminar
  2. De nada, es que este libro me toca la fibra sensible y tenía que comentar algo. :)
    Tengo la edición de El Barco de Vapor, concretamente una reedición de 1992. Se conserva muy bien y de hecho hace relativamente poco (un par de años) lo rescaté de la casa de mis padres para releerlo, así que lo tengo conmigo.

    ResponderEliminar
  3. Buenas :)
    Me paso por tu blog para agradecerte tu comentario. Eres un amor, en cuanto me lea el siguiente ya te contaré de más vocabulario clariano jajajaja
    Un beso enorme <3

    ResponderEliminar
  4. Espero que el resto de la serie te guste tanto como el primer libro :)
    Gracias por pasarte por mi Laberinto. Invitada estás a volver a perderte cuando quieras.
    Nos leemos,
    Noemí.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...