27.11.13

Lovecraft en el Coll

Hace unos meses me invitó el centro cívico El Coll-La Bruguera a participar en unas jornadas de fantasía que este año dedicaban a H. P. Lovecraft. En 2012, como algunos recordaréis, celebré en Pequod Llibres un encuentro literario también dedicado a este escritor, así que no me resultaba ninguna molestia volver a dirigir una tertulia sobre él, dado que entonces leí gran parte de su obra.
Ninguno de los asistentes estuvo presente en la anterior, pero no quise hablar de lo mismo y, aunque recomendé Contra el mundo, contra la vida de Michel Houllebecq o El horror sobrenatural en la literatura para conocer mejor a Lovecraft, en esta ocasión me centré en el Necronomicón, un grimorio que despierta las más siniestras criaturas, que dota de poderes a los mortales, llevándolos a la locura o a una muerte segura. Un libro inventado por Lovecraft, que aparecía en sus relatos, también en las historias de autores coetáneos, y siguieron nombrándolo otros más adelante, en novelas, cuentos, películas o videojuegos. No obstante, si os atrevéis a indagar más sobre él, os aconsejo que no os perdáis la descripción exhaustiva que nuestros amigos de Noviembre Nocturno realizaron para esta velada.

El primer relato que lo menciona se titula El sabueso y fue publicado en 1922. Trata sobre dos saqueadores de tumbas que desentierran un muerto en un cementerio holandés y mientras abren el féretro son advertidos por unos fuertes ladridos. Ellos los ignoran y roban el amuleto que lleva al cuello el cadáver, un jade que se menciona en el Necronomicón. Más adelante uno muere asesinado por una criatura atraída supuestamente por dicho amuleto y cuando su compañero decide devolver la joya a su dueño, se la roban y no puede deshacer la maldición. El perro es una clara referencia a la figura del Grim perteneciente al folklore británico, un enorme can negro, anunciador de la muerte; pero también alude al sabueso de los Baskerville o a Cerbero, el guardián del Averno.
Otro tertuliano nos habló de la obra de Hernán Rodríguez, ilustrador argentino-uruguayo que ha publicado con Norma dos cómics inspirados en los relatos de Lovecraft, Visiones 1 y 2, y más tarde sacó su propia novela gráfica, Fuego Negro. Os dejo el artículo que le dedicaron el año pasado en RTVE.
Nos hablaron también de la distinción entre los mitos de Cthulhu y los cuentos de Nueva Inglaterra, de entre los que destacaron El modelo de Pickman y también nos recomendaron una antología de relatos, publicada por Alianza, de Lovecraft y otros escritores del género conocidos, como Henry Kuttner o Ramsey Campbell.
Y hablando de obras derivadas de este clásico del terror, no podíamos olvidar una de las últimas novedades del sello Fantascy, Los nombres muertos. El mismísimo Jesús Cañadas nos envió un mensaje grabado desde Alemania, en el que habló de su historia, de su inspiración y alguna anécdota de esos dos años de escritura. Además, hacia el final de la sesión sorteamos un ejemplar de la novela entre los asistentes a la tertulia, que a mi parecer, quedaron muy contentos con la reunión.
Mi personaje en Arkham Horror en la partida de 2012
Terminamos comentando que la mayoría habíamos descubierto a Lovecraft por el juego de rol  La llamada de Cthulhu y seguimos hablando de otros juegos inspirados en la imaginería del escritor como Símbolo Arcano o su versión más desarrollada, Arkham Horror. Si os apetece echar una partida, el próximo 30 de noviembre a partir de las 16:00 la Coll Fantasy cerrará su octava edición con una jornada lúdica relacionada con el protagonista de esta convención.
Gracias a todos por venir. Gracias a Noviembre Nocturno por otro año más de susurros terroríficos. Gracias a Jesús Cañadas por su intervención y a Peguin Random House por el ejemplar que me envió para el sorteo. Y, sobre todo, gracias al Coll-La Bruguera por invitarme y hacerle un hueco a la fantasía en su programación. Fue estupenda la charla con Xavier, el director, sobre cómo el centro cívico había sido la sede de la Editorial Bruguera, antiguamente conocida como El gato negro. Los que estábamos antes de comenzar la tertulia pudimos oír algunos datos curiosos de cómo Bruguera había sido muy importante para el barrio y cómo afectó el cierre a los vecinos. Casualmente yo llevaba en el bolso uno de los títulos de su colección Todolibro, El hombre menguante, de Richard Matheson, autor al que dedicaré la próxima tertulia, ya el año que viene.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...