22.12.09

La Navidad ya está aquí

Como regalito navideño hoy traigo este libro, Christmas Cats de Pauline Flick. Está lleno de ilustraciones de gatos en Navidad y hará las delicias de todos los amantes de estos animales y de la época victoriana.

Describen al gato como un ser entrañable e imprecindible en las navidades inglesas. Por eso en la época victoriana apareció en cientos de tarjetas de felicitación, en calendarios, en cajas de bombones, en calcetines e incluso salían de los crackers.

También hay poemas, cuentos, cuadros y juegos para niños sobre gatos. Galletas con forma de gato, joyas, figuritas, cojines... Todo lo que podáis imaginar.

Y como muchas de vosotras habéis enseñado un rinconcito de vuestra casa adornada, yo también os dejo echar un vistazo.

When we sit "curtained, and closed, and warm" around the Christmas log-piled fire, incomplete indeed is our happy family circle if puss is not on the rug at its centre. Our playmate she has been from earliest childhood, and vainly may memory seek to recall the hour of our first introduction to the cat.

Mrs. Surr - Stories about Cats, 1882




¡¡FELICES FIESTAS!!

13.12.09

Conservatory

¿Qué es un conservatory? Si lo buscamos en el diccionario, tenemos la acepción de lo que sería un invernadero en español, pero también es lo que se conoce como sunroom y a esa parte de las casas anglosajonas dedico esta entrada.
Es una estructura de grandes ventanales, construida a un lado de la casa, para poder disfrutar del paisaje y del sol, pero a la vez estar resguardados en caso de lluvia o de viento. Por eso lo vemos en las casas, muchas de ellas victorianas, de Gran Bretaña, Estados Unidos o Canadá. ¿Cómo lo traduciríais? He llegado a leer "jardín de invierno".
La primera imagen pertenece al que tenían las brujas de Prácticamente Magia. También podemos ver uno muy bonito en casa de otras brujas, las Embrujadas. De hecho, me encantan ambas mansiones, que en inglés llamaríamos manor (en castellano, "casa solariega"), casa a la que está vinculada una familia, que ha vivido varias generaciones en ella. ¡Cuántos recuerdos, cuánta energía! Hermosa palabra también.

Para dejarnos un buen sabor de boca, os regalo una manzana roja como símbolo de esta época del año. Estaba realmente sabrosa, espero que al menos os alimente la vista.

9.12.09

Tertulia de Cuentos de Hadas

El sábado por la tarde Barcelona estaba imposible, había montones de coches por todos lados y apenas se podía caminar de la cantidad de gente que inundaba las calles del casco antiguo. Había reservado, sin éxito, una mesa en Caelum, pero fueron tan bordes que terminamos yéndonos a otro sitio. ¿Dónde se ha visto que mientras estás esperando que lleguen tus acompañantes te digan que como no llegamos al número de personas que dijimos (faltaban tres por llegar), no podemos sentarnos en la mesa? Por suerte, había pensado en una alternativa, Salterio, un magnífico rincón donde se puede hablar mientras te tomas una buena infusión. Yo compartí con una amiga un Yogui Tea, toda una experiencia. Entre las participantes hubo tanta conexión que hablamos de tantos temas diferentes, que casi se nos olvida sacar los libros que habíamos llevado para comentar.

¿Qué consideramos cuentos de hadas? ¿Aquellos donde aparecen hadas o todos los cuentos fantásticos populares con hadas, duendes, animales parlantes, príncipes y brujas? Yo me decanto más por la segunda opción porque sino ¿dónde quedaría La sirenita, Caperucita Roja o Blancanieves?

María trajo un libro sobre hadas de Cicely Mary Barker, Little Emily una edición que no había visto antes de Alicia en el país de las maravillas, y las otras dos contertulianas, un libro ilustrado editado en los años 70 de cuentos de Andersen y la novela de Neil Gaiman, Stardust.
A continuación comentaré los libros que yo llevé. Sí, «libros», no pude contenerme y llevé varios. Bueno, de los diez que pensaba en un principio, reduje la lista a la mitad, no está mal, ¿no?

El primero es un tomo perteneciente a una colección de clásicos, editada por Club Internacional del Libro. Cuando me quedaba a dormir en casa de mi abuela, es el que me leía ella por las noches y por eso le tengo un cariño especial. Podemos encontrar El silbato prodigioso, Las flores de la niña Ida o La casa del bosque.
El segundo también tiene que ver con mi infancia. Es otro de los que eran mis libros preferidos de cuentos. Cada cuento tiene una nacionalidad y a mí me gustaban en especial El hilo mágico de Francia y El señor del país del edelweis de Alemania.

El tercero es una antología excelente de cuentos de Perrault publicada por Anaya, con ilustraciones de Gustave Doré, que incluye la que aparece al principio de esta entrada.

Y para acabar dos libros de cuentos de las islas británicas, que sí que son sólo de hadas, Cuentos de Duendes y Cuentos Celtas, editados por Miraguano. Les acompañan unos dibujos muy bonitos y las historias son muy interesantes, como las de las hadas que cambiaban a sus hijos por los de los humanos o los relatos de traviesos duendes irlandeses que cambiaban los objetos de sitio en las casas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...